Riesgos ambientales: ¿a qué nos enfrentamos? || Ecocosas

Riesgos ambientales: ¿a qué nos enfrentamos?

Se conoce como riesgos ambientales a cualquier tipo de catástrofe o daño considerable que tanto por la acción humana como por fenómenos naturales, los cuales pueden causar problemas que en muchas ocasiones puede ser prevenido.

riesgos ambientales

Podríamos separar los riesgos ambientales más importantes de los que son causados de manera natural, mucho más escasos, de los que son causados directamente por la acción del ser humano, cuyas dimensiones son muy superiores.

Riesgos ambientales naturales

Aunque esta división es un poco difícil. Existen algunos fenómenos naturales que pueden no estar siempre relacionados con la actividad humana, y los podemos calificar como riesgos ambientales naturales.

Sequía. La sequía se produce principalmente cuando se registran precipitaciones inferiores a la media, y el suelo comienza a percibir sus consecuencias, así como los ríos. Esto trae problemas como falta de recursos hídricos y escasez de alimentos.

Ciclones tropicales. Este fenómeno natural puede ser devastador. Se produce en zonas donde la presión atmosférica baja, donde el aire calentado por el sol se levanta muy rápidamente.

Langostas del desierto. Son una de las plagas más antiguas conocidas. Un pequeño enjambre puede consumir al día lo mismo que 30.000 personas, y de ahí lo devastador de esta plaga que puede traer hambrunas a muchas regiones. En la actualidad esta plaga se encuentra en 30 países, pero puede extenderse hasta 60.

Crecidas e inundaciones. Esto sucede con el desbordamiento de ríos, por el aumento del agua de los afluentes.

Avalanchas. Las avalanchas y los aludes, cuando se desprende la nieve, pueden no ser siempre mortales pero sí altamente peligrosas para los humanos y animales, dada la fuerza con la que estas toman por la altura y la pendiente.

Tormentas de arena y polvo. Las tormentas de arena y polvo, muy comunes en las zonas desérticas, son fenómenos naturales que las culturas autóctonas han aprendido a llevar y convivir con ellas desde hace siglos.

Terremotos. Los terremotos suponen un riesgo para las poblaciones afectadas, dada la imprevisibilidad y las consecuencias.

Tsunamis. Los tsunamis, al igual que los terremotos, suponen un problema enorme, cuyas consecuencias además se pueden cruzar con los riesgos creados por el ser humano, siendo realmente catastróficos, como en el caso de la central eléctrica nuclear de Fukushima, la cual fue dañada durante un tsunami.. 

Riesgos ambientales causados por el ser humano

Luego de ver algunos riesgos ambientales naturales, veamos los causados por el ser humano. La capacidad de destrucción de los riesgos humanos son mucho mayores que los naturales, así como la posibilidad de regeneración.

Minería y extracción. La minería y la extracción de todo tipo de materias primas suponen un enorme problema ambiental, llegando a contaminar las aguas, los ríos, la atmósfera y la salud de los trabajadores.

Cambio climático. El cambio climático supone el riesgo mayor del medio ambiente, causado en gran medida por las actividades humanas, pese a que aún existan negacionistas al respecto.

Contaminación. La contaminación de la atmósfera, las aguas y las tierras suponen un daño cada vez mayor y al parecer irreversible, una especie de hipoteca para las generaciones del futuro.

Es muy difícil separar del todo los riesgos como la contaminación de los otros, ya que es bastante omnipresente. El plástico y los residuos nucleares quizás sean los mayores problemas de contaminación actual. 

Deforestación. La deforestación, de la que ya hemos hablado mucho en Ecocosas, es otro de esos grandes retos de la actualidad. Los riesgos relacionados con la deforestación son impredecibles, pero si siguen a este ritmo, como pudimos leer recientemente en un artículo en la revista Scientific Reports, las consecuencias podrían acelerarse y el futuro de la humanidad limitarse.

Degradación del suelo. Ligado con la contaminación, la deforestación supone un gran problema. Sin suelo no hay comida, y la escasez de comida supondría un problema impensable.

Accidentes energéticos. Los accidentes relacionados con la energía, principalmente los accidentes nucleares, suponen un gravísimo problema, como lo han demostrado las explosiones de Chernobyl y Fukushima.

Sequías y falta de agua potable. Las sequías y las pérdidas de fuentes hídricas amenazan a grandes poblaciones a lo largo del planeta. El deshielo de los glaciares, la contaminación de las fuentes como ríos, mares y aguas subterráneas y la falta de lluvias son una realidad.

Conclusión

Lejos de intentar hacer un “inventario de los horrores” de la situación actual, lo que vemos necesario es ser conscientes de la situación. Debemos cuidar al planeta. Como se ve claramente en los ejemplos, los riesgos ambientales causados por el ser humano tienen unas dimensiones mucho mayores que los naturales. Además, existe una relación entre el aumento de muchos de los primeros a causa de muchos de los segundos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *