Educación ambiental para niños con juegos y actividades

¿Qué es la educación ambiental?

Se define como educación ambiental a ese proceso de enseñanza y aprendizaje cuyo objetivo es crear una conciencia ecológica, y al mismo tiempo crear valores de respeto al medio ambiente.

La conciencia ecológica se crea a través del conocimiento de los procesos que lleva a cabo la naturaleza y de cómo la acción humana puede alterar el ritmo. Por otra parte, además de concienciar, busca que las personas, ya sean niños o adultos, además de tener una noción y una postura al respecto, sean conscientes de las acciones que llevan a cabo en su vida cotidiana y sean responsables de ellas.

Por otra parte, el ser responsables de las acciones de nuestro día a día debe llevarnos a hacer cambios en las mismas para revertir la situación actual del planeta.

Educación ambiental para niños

La educación ambiental para niños no deja de ser lo mismo que la creación de conciencia sobre el medio ambiente, como en el caso de los adultos, pero a través de actividades y juegos propios de la edad.

No vamos a desglosar todos los tipos de juegos online para aprender diversas cosas muy interesantes, para ello hay portales educativos como Árbol ABC, muy completos en su labor.

educación ambiental

Vamos a pensar una serie de actividades que ayudan a los más pequeños a tomar consciencia de cómo funcionan los ecosistemas y cómo el deterioro del medio ambiente los amenaza.

Hay que tener en cuenta que la mente de los niños, si bien es mucho más elástica y dada al aprendizaje que la de la mayoría de los adultos, no funciona igual y hay que buscar actividades de educación ambiental que sean como juegos y los atraigan.

También te puede interesar..  17 pasos para reducir la basura de nuestro hogar en hasta un 80%

Actividades y juegos de educación ambiental para niños

Como decíamos, hay muchos juegos online, pero en este caso nos interesan los que entra el contacto material, que ayuden a tomar conciencia física sobre cómo funcionan los procesos ecológicos.

Germinar una semilla. Este proceso es muy importante para que los niños aprendan de una manera muy divertida cómo funciona el proceso de germinación. Necesitaremos sólo 2 papeles secantes o servilletas y unas semillas, las cuales pueden ser de frijoles, habas o cualquier otra como una semilla como las de calabaza o sandía.

Humedecemos el papel, ponemos varias semillas y lo tapamos con otra servilleta húmeda.

Lo dejamos en una zona donde le dé el aire y luz pero no el sol, y en aproximadamente 3 días veremos cómo la semilla empieza a brotar.

Construye una casita para pájaros. Con una caja de zapatos puedes hacer una bonita casa de pajaros. Puedes reforzar con palitos de helado el techo para que quede más rígida. Otra opción es cubrirla con corchos de vino.

educacion ambiental para niños

Hacer tu propio semillero. Esto es algo que atrae a los niños. No es necesario hacer algo muy grande. Basta con una pequeña caja cartón de huevos.

En este caso lo que que vamos a hacer es rellenar las zonas donde estaban los huevos con tierra. Luego hacemos un agujero en la parte central de cada medio óvalo, con el dedo o con un pequeño palo. Colocamos una o dos semillas en cada hueco y la tapamos. Cada día añadimos un poco de agua con un pulverizador para mantener la humedad en la tierra. En unos 5 a 7 días veremos una planta asomarse.

También te puede interesar..  Turismo sostenible. Qué es y qué busca

También se pueden hacer con semillas de flores.

Ir a un rastro de segunda mano o intercambio. El consumismo entra por todos lados hoy en día. Una manera de hacer consciente a los niños del valor de los objetos y de lo innecesario que es usar y tirar es visitar un mercadillo de segunda mano o una feria de intercambio.

Comprar a granel. La vida moderna, sobre todo en las ciudades, nos enseña desde pequeños que la comida está en los supermercados y viene siempre envuelta en plástico. Es importante enseñarle a los niños la cantidad de plástico que se genera con este estilo de vida y explicarle lo malo que es para el planeta.

No hace falta que sea a través de imágenes catastróficas. Les podemos enseñar que con nuestros propios sacos o bolsas de tela podemos ir a comprar productos a granel que son exactamente los mismos que los que vienen envasados, pero con menor impacto ambiental.

Hacer papel reciclado. Reciclar papel en casa es sencillo, ya que acumulamos cantidades enormes de hojas que podemos volver a darle una segunda vida. En este vídeo se enseña cómo hacerlo paso a paso de manera sencilla:

Hacer compost. Si tienes un patio puedes crear una compostera, tenemos varios artículos de cómo hacer una compostera casera. Así, las partes de las verduras y hortalizas que no utilizamos pueden volver a convertirse en materia orgánica para las plantas.

Estas son algunas ideas didácticas para que la educación ambiental en los niños sea menos teórica y más práctica. ¿Se te ocurren otras ideas? Déjalas en los comentarios.