¿Pueden ser ecológicos los ascensores? - Ecocosas

¿Pueden ser ecológicos los ascensores?

Cada día se realizan más de siete mil millones de viajes en ascensor en los edificios altos de todo el mundo. Teniendo en cuenta que la mitad de la población mundial vive en ciudades y se prevé que la cifra aumente hasta el 70% en el año 2050, el transporte vertical eficiente se ha convertido en un reto acuciante.

Para seguir el ritmo de la afluencia de habitantes urbanos y de la subida del nivel del mar, los promotores no solamente tendrán que construir más alto, sino que también tendrán que idear un transporte vertical más ecológico: es decir, formas seguras y sostenibles de trasladar a los residentes desde el suelo hasta el cielo.

Los ascensores más nuevos ya incorporan características ecológicas como luces LED, pintura soluble en agua y materiales de construcción reciclados, pero muchas empresas como Ascensores Eninter han empezado a explorar una amplia gama de alternativas a los tradicionales sistemas de cuerda y polea de hace cien años.

¿Pueden ser ecológicos los ascensores? 1

Por lo general, no pensamos mucho en los ascensores, excepto durante los breves momentos en que estamos dentro de ellos. Puede que nos hagan sentir claustrofóbicos, incómodos o impacientes, pero estos transportes verticales son, de hecho, una maravilla de la ingeniería: los ascensores no solo transportan a los pasajeros y a la carga hacia arriba y hacia abajo en cientos de pisos, habitaciones de hotel, apartamentos, vestíbulos y sótanos, sino que también transportan toneladas de cable de acero en cada viaje que realizan. Los huecos en los que funcionan son esenciales para la integridad estructural de un edificio, y su diseño puede significar la diferencia crítica entre el uso sostenible del espacio y el rendimiento de la inversión.

Desgraciadamente, muchos ascensores dependen de una tecnología anticuada, de cabinas anticuadas y de lubricantes nocivos, con un coste medioambiental y económico considerable.

De hecho, los ascensores suelen representar entre el 2% y el 10% del consumo energético de un edificio. Esto incluye los materiales -pinturas interiores, alfombras, paneles de control, iluminación, sistemas de ventilación- y la tecnología mecánica utilizada para el funcionamiento de la propia cabina.

Cada uno de estos elementos contribuye a la puntuación global de un edificio para la acreditación de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED) del Consejo de Edificios Verdes de Estados Unidos. Básicamente, el LEED es un símbolo mundialmente reconocido de logros en materia de sostenibilidad, aunque muchos fabricantes de ascensores contratan a terceros para que realicen estudios de ciclo de vida y toxicología de sus materiales. Los edificios de todo el mundo están deseando obtener ese sello de aprobación.

Aunque LEED publicó sus normas más recientes sobre ascensores en 2016, las iniciativas de transporte vertical ecológico comenzaron ya en la década de 1990. La tecnología sin sala de máquinas (MRL), por ejemplo, eliminó la sala que alberga el aceite hidráulico y las bombas, uno de los mayores avances en el diseño de los ascensores desde que se hicieron eléctricos un siglo antes. El ascensor sin cuarto consume menos espacio vertical y horizontal; sin cuarto de máquinas, el tejado plano de un edificio puede albergar más fácilmente amplias zonas verdes y paneles solares.

Hoy en día, los fabricantes se interesan sobre todo por los sistemas de accionamiento regenerativos: ascensores que recuperan parte de la energía que consumen. Para el sector del transporte vertical, eso significa fomentar una economía en la que la sostenibilidad sea rentable.

Paradójicamente, los ascensores requieren energía incluso cuando no están en uso: cuando las cabinas permanecen inactivas después de la hora punta de la mañana, por ejemplo, los sistemas de ascensores deben dejarse energizados para que estén listos para la siguiente llamada de pasajeros.

En un esfuerzo por reducir el desperdicio de energía y mejorar la eficiencia, Otis Elevator ideó un sistema llamado CompassPlus Destination Dispatching, que retira los ascensores del servicio cuando el tráfico es escaso. Otro dispositivo, su ascensor patentado Gen2 Switch alimentado por batería, funciona con energía solar y eólica, y utiliza menos energía que un secador de pelo. «La tecnología de Otis se utiliza ahora a diario en más de 250 ciudades de más de 50 países», afirma Tom Vining, presidente de Otis Americas. «Hasta la fecha, hemos vendido más de medio millón de ascensores Gen2».

Los ascensores se vuelven ecológicos

De hecho, Otis es el mayor fabricante mundial de sistemas de transporte vertical, con ascensores en algunas de las estructuras más emblemáticas del mundo, como la Torre Eiffel, el Empire State Building, el World Trade Center original y el Burj Khalifa (que, con 828 metros, está considerado el edificio más alto del mundo). Sus ascensores se remontan a mediados del siglo XIX, aunque el uso de equipos de elevación se remonta incluso a la antigüedad romana. Las grúas, los molinetes y los cabrestantes (antiguos dispositivos de elevación de agua basados en una especie de balancín) pueden haber inspirado el empleo de contrapesos en los primeros ascensores y elevadores.

Thyssenkrup desarrolló un sustituto del petróleo: un fluido biodegradable a base de canola para la lubricación, evitando así la contaminación por escorrentías del mecanismo.

Schindler Elevator Corporation, por su parte, ha trabajado para reducir el consumo de combustible de su flota de vehículos de servicio mediante el abastecimiento local de materiales y la distribución en centros, lo que reduce las emisiones totales del transporte. La empresa ha colaborado con algunos de los edificios ecológicos más conocidos de EE.UU., como la Hearst Tower, el primer edificio de Nueva York que recibió la certificación LEED Gold (desde entonces ha recibido la categoría de platino).

Las empresas de servicios públicos ofrecen incentivos fiscales limitados para los ascensores ecológicos «modernizados», y algunos instaladores ofrecen medición in situ para demostrar a las empresas y a los inquilinos que el ahorro de energía es real. Pero la estrategia de capital y el empuje para vender los productos es sobre todo obra de los propios fabricantes de ascensores.

Aunque la mejora de los ascensores es cara, los dividendos merecen la pena. Y cuando los promotores adoptan una tecnología vertical sostenible, estimulan la innovación.

Una innovación como el «TWIN» de Thyssenkrupp, un ascensor de doble piso con cabinas independientes que se desplazan por los mismos raíles guía, permite un movimiento sin fisuras entre las zonas superior e inferior de los edificios de más de 30 pisos, liberando potencialmente una planta entera para los negocios o la residencia. Los mecanismos de los ascensores más pequeños, como los ideados por Otis, sustituyen las cuerdas convencionales por correas planas, lo que disminuye el peso y reduce la resistencia del aire y la fricción del calor. Estas soluciones resultan atractivas para los consumidores, pero también pueden ofrecer a los propietarios de los edificios una reducción significativa de los gastos energéticos y una estética más elegante en el interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.