Como la normativa EcoDesign 2022 puede ayudar a mejorar la situación contra el cambio climático - Ecocosas

Como la normativa EcoDesign 2022 puede ayudar a mejorar la situación contra el cambio climático

Ya estamos el último tercio de la fase de seis años, propuesta y aprobada por el Parlamento europeo en 2016 para que en toda la Unión Europea se dejen de fabricar y vender estufas que no se ciñan a una normativa más respetuosa con el medio ambiente.

Se trata de una de las tantas medidas de extrema urgencia que la Unión Europea ha puesto en marcha, ya que cada vez es más evidente lo que los científicos advierten: si no se actúa urgentemente, el planeta podrá aumentar a través del proceso de calentamiento global 2ºC más en las próximas 4 décadas, e incluso los menos optimistas resaltan que se podría llegar a los 5 ºC en las últimas décadas de este siglo.

Una prueba de lo alarmante de la situación actual son los actuales picos de calor que han vivido las regiones frías de la Antártida en febrero de este año, y 38 grados en el Ártico ruso en junio pasado.

¿Qué significa la normativa EcoDesign 2022?

Esta normativa significa simple y llanamente que la proporción de lo que las estufas calientan y lo que gastan en términos ecológicos debe ser muy diferente a la normativa actual. 

Esta normativa obligará a los fabricantes de equipos como estufas y chimeneas a cumplir unos requisitos más eficientes y estrictos de gasto energético, así como generación de emisiones casi 10 veces menor que lo que la normativa vigente requiere a las estufas.

Por tanto todos los aparatos que se pongan en el mercado deberán estar para 2022 preparados para cumplirla a rajatabla. Aunque ya hay algunas empresas como Panadero que ya se han puesto al día con la normativa, adaptando sus estufas a los estrictos y eficientes requisitos de EcoDesign 2022, y por tanto son estufas que generan un impacto medioambiental más bajo que otras.

estufas EcoDesign 2022

Otras medidas contra el cambio climático de la UE

Otras medidas contra el cambio climático aprobadas por la Unión Europea en las última década incluyen reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20 %, con respecto a los niveles de 1990, aumentar y fomentar el uso en todo el espacio europeo de las energías renovables en un 20 % y aumentar también en un 20 % la eficiencia energética.

En mayo de 2019 se aprobaron medidas relacionadas con los plásticos de un solo uso, que son aquellos como las bolsas, las botellas de bebidas y sus tapas, entre otros, y que contaminan las playas, los ríos y los mares. Los mismos estarán prohibidos a partir de 2021, aunque en este caso la normativa se ciñe sobre otros productos como platos, cubiertos, pajitas y bastoncillos.

En abril de 2019 se aprobaron una serie de medidas sobre las emisiones de CO2 en los medios de locomoción, con un plan para reducir hasta un 15 % en los vehículos nuevos, para 2025, y un 30 % para 2030.

Todo se ve muy lindo sobre el papel, y siempre es mejor que se aprueben este tipo de medidas a que no, pero esperamos que no queden en papel mojado ni que se sacrifique, una vez más, el clima en nombre del salvamento de la economía.

Lo bueno es que, en el caso de la normativa EcoDesign 2022, más allá de las medidas firmadas por los políticos, pequeñas empresas con vista a mejorar el planeta y consumidores que ven la importancia de eficientar el gasto energético, están tomando cartas en el asunto. Los primeros, adelantándose a la aplicación de la normativa, los segundos buscando y exigiendo tales productos.

Las medidas para calefacción en los productos que entran dentro de la normativa EcoDesign 2022, ya sean estufas o chimeneas, pueden llegar a ahorrar hasta un 40% de leña, así como generar un 40 % menos de cenizas y reducir al máximo las emisiones de CO2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *