Aceite de neem. Un insecticida natural para las plantas

Aceite de neem. Un insecticida natural para cuidar nuestras plantas

Qué es el aceite de neem

El aceite de neem es una sustancia oleaginosa que se extrae del árbol que se llama nimbo de la India​ o margosa de la India, también llamado nim o neem. Este árbol, cuyo nombre científico es Azadirachta indica es originario de India y parte de Birmania, y pertenece a la familia de las meliáceas, al igual que el cedro americano.

neem

El árbol de neem crece en climas áridos y resiste perfectamente las sequías y las altas temperaturas, estando su clima idóneo en torno a los 30 grados centígrados.

Aceite de neem como insecticida para plantas

El uso principal del aceite de neem es como insecticida, para el cuidado de las plantas, dado que no es tóxico y es un excelente aliado para cuidar las plantas de interior sin riesgo a envenenar el hogar, así como para tratar algunas plantas del huerto.

Lo que hace este aceite en los insectos y parásitos que atacan las plantas es, entre otras cosas, alterar la asimilación de proteínas y evitar que puedan sintetizar la quitina, haciéndolos estériles para su reproducción e inhibiendo a que las larvas puedan crecer. Esto es debido a los triterpenos como la azadiractina, la salanina, la nimbina y el meliantriol, junto a otros 5 que contiene la planta, bloquean el sistema endócrino.

También se puede usar como repelente de insectos, dado que no es nocivo para la piel o el organismo, así que se puede usar para repeler mosquitos, además de pulgas y garrapatas en las mascotas.

aceite de neem insecticida

Propiedades del neem y su aceite

En cuanto a las propiedades del neem, más allá de los usos del aceite, la corteza del árbol se utiliza por sus beneficios para bajar la fiebre, dado los principios febrífugos. 

También la corteza funciona como antiparasitario intestinal dadas las propiedades vermífugas y purgantes.

El polvo de Azadirachta indica sirve para reforzar el cuero cabelludo y combatir la caspa y los piojos y los comprimidos se toman por sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y bactericidas, además de ser muy bueno para reforzar el sistema inmune y a combatir las afecciones de la piel.

El aceite de neem contiene ácidos mirístico y láurico, los cuales son unos ácidos grasos que funcionan muy bien en cosmética para la elaboración de jabones. Estos ácidos grasos, además de ser muy buenos para la piel, generan más espuma que los jabones que se fabrican con otros tipos de aceites.

Cómo consumirlo

Las propiedades de la Azadirachta indica se pueden utilizar, aparte del aceite de neem para plantas como insecticida, de diferentes maneras, siendo la corteza, los frutos y las hojas del árbol lo que se utiliza en estos casos. También hay polvos, comprimidos y extractos a base de estas partes del árbol.

Preparar el té o infusión de neem es relativamente sencillo. Se hierve el agua en una proporción de 2 o 3 hojas por cada taza de 250 ml, las cuales se añaden cuando el agua rompa en ebullición.

azadirachta indica

Se tapa y se deja reposar unos 10 minutos. Se puede endulzar y tomar hasta tres veces al día.

El polvo de neem se utiliza por lo general para tratar el cuero cabelludo y combatir afecciones de esta parte del cuerpo como la pediculosis y la caspa.

Los comprimidos, los cuales se utilizan por sus propiedades antioxidantes, para fortalecer el sistema inmunológico y para tratar lesiones (inflamaciones, etcétera) y combatir las bacterias, se toman uno al día.

Aceite de neem y jabón potásico: cómo usar

La mezcla de aceite de neem y jabón potásico se usa para acabar con los parásitos y plagas de las plantas sin dañar a los insectos.

El aceite de neem no funciona bien diluido solo en agua, por lo tanto si se mezcla con agua con jabón potásico su acción es mucho más efectiva.

aceite de nim

Hay diferentes maneras de aplicarlo siendo la más efectiva colocarlo directamente en el agua de riego, la cual aumenta su eficacia. Otra forma de emplear la mezcla del aceite de neem y jabón potásico es con un pulverizador sobre las hojas, aunque se considera menos efectiva, también sirve.

Tengamos en cuenta que el neem, dada su complejidad y al no ser un veneno, demorará al menos una semana en comenzar a hacer efecto sobre las larvas y plagas, así que es aconsejable no desesperar y ser constante en su uso.

La proporción recomendada es de 3 ml de aceite de neem por la misma cantidad de jabón potásico en cada litro de agua.

Si nuestras plantas están libres de bichos, la pulverización quincenal de las mismas con esta mezcla puede ser también una buena manera de evitar las plagas, a modo preventivo.

2 comentarios en “Aceite de neem. Un insecticida natural para cuidar nuestras plantas”

  1. Daniel Sarmiento

    Hola, mi pregunta es sencilla, en Argentina podemos conseguir éste aceite de Neem?
    Gracias, saludos cordiales.

    1. Hola Daniel, si nuscas «aceite de neem Argentina» en internet desde Argentina te saldrán opciones de dónde encontrar (he hecho la prueba, y lo primero que aparece es Mercado Libre, pero si sigues hay más tiendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *