El autoconsumo eléctrico: un pilar para el medioambiente y el ahorro

La energía ha dotado a la población de recursos industriales, comerciales y vitales desde hace cientos de años, convirtiéndose en un producto básico para la organización de las sociedades. Sin embargo, en la actualidad, un europeo medio consume 27 megavatios-hora (MWh) al año según la Agencia Europea de Medioambiente, dato que contempla tanto el uso doméstico como comercial y de transporte.

La era de la inmediatez y el uso de recursos sin consciencia se instaló en la sociedad, hasta que poco a poco esta fue aplastada por los datos y por los indicativos más evidentes: el medioambiente sufre y, ahora, también el bolsillo del ciudadano. En la actualidad, el ahorro energético se abre paso y empezamos a conocer la importancia del autoconsumo eléctrico como gran solución a todos estos problemas.

¿Qué es el autoconsumo eléctrico? La importancia de la transformación

El autoconsumo eléctrico es la producción de energía para uso particular mediante fuentes renovables, como los paneles solares. Es una de las medidas más importantes para combatir el cambio climático e incluso para fomentar el ahorro a medio – largo plazo en nuestra economía particular.

En la actualidad, empresas especializadas como Solfy realizan estudios energéticos a particulares y negocios para proponer las soluciones más adecuadas en cada caso y tramitar la correspondiente subvención. En efecto, también disponemos de iniciativas estatales para fomentar el autoconsumo y realizar una conversión eficiente hacia la sostenibilidad.

El autoconsumo eléctrico: un pilar para el medioambiente y el ahorro 1

Esto nos da un indicativo del gran giro hacia un consumo particular, más amable con el entorno y de la importancia que puede llegar a tener para perseverar la salud del planeta.

Leer más.. Qué es la energía hidráulica y en qué se diferencia de la energía hidroeléctrica

Los beneficios de las energías renovables y el autoconsumo

Los beneficios del uso de energías renovables y de dar ese cambio hacia el autoconsumo energético son incontables y, hoy en día, están más que contrastados. La primera evidencia la podremos encontrar en el impacto que esto tiene de cara al medioambiente: un aire más limpio, menos gases que fomentan el efecto invernadero y, en general, menos contaminación.

A nivel particular, la independencia energética es una fuente de satisfacción a largo plazo. Si bien es cierto que requiere una fuerte inversión inicial para su instalación (algo menos costosa gracias a las subvenciones actuales) con el tiempo todo hogar o empresa puede ver como su factura de la luz va disminuyendo considerablemente hasta rentabilizar esta inversión.

En este sentido, se puede optar por la variable del autoconsumo total, con instalaciones para el almacenamiento energético, o por una modalidad compartida. La última permite gastar la energía común cuando la renovable es insuficiente.

A la vista está que disponemos de métodos suficientes para una transformación energética efectiva. Aunque es vital conocer su importancia y ventajas para saber que, cuantas más personas se decanten por estas alternativas, mayor será el impacto de cara a rescatar el entorno en el que habitamos. Con un futuro sostenible podremos evitar daños irreparables en el medioambiente y contribuir a una próspera salud global. Para ello, hoy tenemos más ayudas que nunca: ya no hay excusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *