La sostenibilidad de Bitcoin y su impacto en el medio ambiente

En lo que respecta a las criptomonedas, cualquiera con el hardware y el software adecuados puede convertirse en minero. En consecuencia, la facilidad de disponibilidad ha generado una nueva economía centrada en las monedas digitales que tienen la capacidad de perturbar cualquier sistema financiero.

Hoy en día, más personas están dispuestas a invertir en esta nueva economía y con este nuevo atractivo trae una multitud de beneficios, pero también revela consecuencias indeseables. Algunas criptomonedas, como el Bitcoin, tienen el potencial, como explican en Immediate edge de convertirse en el futuro de nuestros sistemas de pago y aportan muchas ventajas, como transacciones rápidas y seguras, manteniendo la transparencia, ya que todas las transacciones son públicas y visibles.

Sin embargo, si se utiliza a largo plazo, el Bitcoin tiene el poder de dañar el medio ambiente, aunque ya se está trabajando en varias soluciones.

La sostenibilidad de Bitcoin y su impacto en el medio ambiente 1

Algunas criptomonedas son insostenibles -desde la minería hasta el uso transaccional- y exigen una cantidad sustancial de energía que aumenta la huella de carbono de las criptomonedas en su conjunto. Aunque las criptodivisas parecen ser el futuro de nuestras finanzas, existe preocupación por el aspecto de la sostenibilidad, del Bitcoin en particular, ya que su impacto en el medio ambiente afecta negativamente y contribuye al calentamiento global por su alto requerimiento de energía.

¿Qué es la criptomoneda y cómo funciona?

La criptodivisa es una forma de moneda digital y se utiliza como una forma alternativa de pago creada mediante algoritmos de encriptación. Existen muchos tipos diferentes de criptodivisas, siendo las más conocidas Bitcoin, Ethereum y Ripple.

Las criptodivisas se minan validando las transacciones en la red, lo que requiere que los mineros resuelvan problemas matemáticos utilizando mecanismos de consenso como el “Proof of Work” o el “Proof of Stake” para adivinar y comprobar las soluciones. Aquellos que encuentran las soluciones a estos complejos problemas matemáticos son recompensados con un “bloque” de criptomoneda que luego queda registrado y verificado en un sistema de base de datos descentralizado conocido como blockchain. Este blockchain registra entonces cada una de las transacciones que han tenido lugar con toda la información correspondiente necesaria y permite un sistema de registro transparente.

También hay una diferencia en el uso de energía entre los dos mecanismos de consenso, ya que el Proof of Work es original y fue utilizado por primera vez por Bitcoin. En el caso de Proof of Work, una cantidad sustancial de energía es esencial para satisfacer la potencia de procesamiento que requiere la red y está relacionada con una gran huella de carbono. En este entorno surge la competencia, porque los mineros compiten entre sí para resolver estos problemas matemáticos en primer lugar y ser recompensados. Esto a menudo da lugar a que los mineros intenten utilizar más energía que sus rivales para superarse unos a otros, lo que contribuye a la naturaleza insostenible. Por otro lado, Proof of Stake se centra en el “staking” en lugar de la minería y deja de lado la naturaleza competitiva de Proof of Work introduciendo un sistema similar a una lotería.

Actualmente, Ethereum está intentando integrar Proof of Stake y estima que la fusión podría suponer una reducción del 99,95% en el uso total de energía y, en general, ser más eficiente energéticamente en comparación con Proof of Work

Dado que el Proof of Work fue el pionero para la minería cuando se descubrió Bitcoin, el problema de su alto uso de energía no era una gran preocupación. Las criptomonedas que siguieron poco después innovaron y pasaron del uso de la Prueba de Trabajo a la Prueba de Participación para reducir la carga computacional y medioambiental. Aunque muchas criptodivisas son conscientes de la presión medioambiental y trabajan para disminuir la carga demostrando un compromiso para cambiar sus estilos de minería, Bitcoin no ha mostrado ningún signo de seguir el ejemplo y continúa utilizando Proof of Work. Es muy poco probable que Bitcoin cambie a usar el modelo Proof of Stake ya que el Proof of Work es integral para los mineros de Bitcoin.

El impacto medioambiental de Bitcoin y por qué es importante

Podría decirse que Bitcoin es el mayor responsable en términos de impacto medioambiental, porque ha demostrado ser el más lucrativo. Esto se debe al hecho de que Bitcoin no está regulado y no existen políticas que impidan a los mineros priorizar el beneficio sobre la cuestión de la sostenibilidad medioambiental.

Los mineros a menudo se desviven por obtener la electricidad más barata posible y la utilizan en grandes cantidades en un esfuerzo por obtener el mayor beneficio neto. Por lo tanto, existe un incentivo para minar y subcontratar a otros, creando un bucle de retroalimentación en el que los mineros están siempre en busca de superar a los demás con más electricidad con la esperanza de obtener las recompensas de Bitcoin primero. Esta motivación contribuye a la gran huella de carbono de Bitcoin, que acelera el cambio climático.

Leer más.. ¿Quieres una vivienda más eficiente energéticamente?

En 2018, se estimó que Bitcoin utilizó al menos 40,0 TWh, o posiblemente hasta 62,3 TWh de energía eléctrica durante todo el año 2018 [8]. La cantidad de energía utilizada es comparable a la cantidad de electricidad consumida por países como Hungría, que utilizó 40,3 TWh, o incluso Suiza, que utilizó 62,1 TWh ese mismo año. A día de hoy, se estima que Bitcoin ha utilizado 144,16 TWh, lo que supone un aumento significativo en el lapso de cuatro años.

La sostenibilidad de Bitcoin y su impacto en el medio ambiente 2

Por lo tanto, Bitcoin es responsable de la mayor cantidad de consumo de energía y otro estudio que se centró en los posibles impactos ambientales futuros de Bitcoin estimó que únicamente Bitcoin tiene el potencial de contribuir al calentamiento global y aumentar la temperatura de la Tierra en dos grados por sus emisiones de dióxido de carbono.

Iniciativas ecológicas de empresas/organizaciones

Tras hablar con múltiples organizaciones que se esfuerzan por hacer más sostenibles las criptodivisas, hay nuevas formas y tecnologías que innovan constantemente para fomentar la sostenibilidad de esta economía digital.

Chia, creada por Bram Cohen, tiene como objetivo ofrecer seguridad y cumplimiento críticos para permitir transacciones más seguras y fáciles. En lugar de utilizar el modelo Proof of Stake, Chia Coin creó el innovador Proof of Space and Time Consensus para minimizar su consumo de energía. Como resultado, Chia utiliza el 0,16% del consumo anual de energía de Bitcoin y el 0,36% de Ethereum en un esfuerzo por ser más sostenible. Con su creación de la Prueba de Consenso Espacial y Temporal, Chia es capaz de eliminar las demandas de energía de la Prueba de Trabajo del sistema, además de tener una seguridad significativamente mejor debido a su blockchain más descentralizada”. En esencia, Chia ofrece una versión mejorada del sistema de Prueba de Trabajo que utiliza Bitcoin, utilizando menos energía sin comprometer la seguridad.

Colin LeMahieu observó los problemas de sostenibilidad de Bitcoin y creó Nano después de experimentar con diferentes soluciones, en lugar de recurrir directamente a Proof of Stake u otras soluciones existentes. Lo que hace único a Nano es su rendimiento como criptomoneda sin necesidad de minar. LeMahieu enfatizó el “enfoque láser de Nano en ser la energía más eficiente” e introdujo el voto representativo abierto, la versión ética de Nano de la prueba de trabajo. Este mecanismo permite a Nano utilizar menos energía, donde el “consumo de energía de la red es menor que la producción de una sola turbina eólica.”

Bitgreen, otra criptomoneda centrada en la sostenibilidad, también ha revolucionado el proceso de minería, apartándose del modelo de prueba de trabajo y utilizando el modelo de consenso de prueba de participación. El fundador, Adam Carver, entiende que la Tierra está cerca del “punto de no retorno” en lo que respecta al cambio climático y espera utilizar Bitgreen para conducir hacia un futuro más equitativo para todos. Para lograrlo, Bitgreen utiliza Proof of Stake, que utiliza un 99,5% menos de electricidad para operar su red en comparación con Proof of Work. Carver también hizo hincapié en las actividades fundamentales de la cadena y en cómo sus aplicaciones están orientadas específicamente a la recaudación de dinero para iniciativas de impacto y sostenibles, como la inversión en energías renovables y programas de reciclaje. No basta con mantenerse neutral en cuanto a las emisiones de carbono, sino que muchos deben realizar un esfuerzo tangible para alejarse de la neutralidad. En consecuencia, debería centrarse en lograr un impacto positivo y en dar pasos para mejorar la situación; esto es, en última instancia, lo que significa la sostenibilidad para Bitgreen.

Estos fundadores reconocen la naturaleza insostenible de las criptomonedas y han encontrado soluciones que se centran en la cuestión de la sostenibilidad sin comprometer los aspectos clave de las criptomonedas, como las transacciones rápidas y seguras. Esto, a su vez, demuestra que es posible que las criptodivisas tengan en cuenta la sostenibilidad.

Soluciones generales

Son muchos los beneficios que aportan las criptodivisas y el futuro que tiene para avanzar e innovar en la economía digital. Se trata de un sector que brinda muchas oportunidades y tiene la capacidad de aportar accesibilidad al público en general. Aunque la propia naturaleza de ciertas criptodivisas es insostenible, el cambio de las prácticas de minería de los que utilizan Proof of Work y el uso de las recientes innovaciones, centrándose especialmente en Bitcoin, cultivarán el futuro de las criptodivisas.

Leer más.. ¿Existen frigoríficos con alta eficiencia energética?

Al ser un mundo relativamente nuevo, las criptomonedas siempre están evolucionando e innovando en diferentes aspectos, ya sea el proceso de minería o incluso los sistemas que se utilizan. La cuestión de la sostenibilidad de las criptomonedas no pasa desapercibida y muchos están tomando medidas para asegurar su futuro, como han demostrado muchas de las criptomonedas ecológicas. La principal preocupación radica en las criptodivisas que siguen utilizando el Proof of Work a pesar de conocer su impacto nocivo en el medio ambiente. Bitcoin es una criptodivisa de renombre con muchos mineros y usuarios y actualmente no tiene planes visibles de cambiar sus prácticas de minería de Prueba de Trabajo a Prueba de Participación a diferencia de Ethereum.

Ethereum ha demostrado recientemente una transición de Proof of Work a Proof of Stake y el nuevo Ethereum 2.0 con una transición completa a Proof of Stake está proyectado para ser lanzado en un futuro cercano. Bitcoin es la mayor criptomoneda y Ethereum es la segunda. Por lo tanto, si la fusión a Proof of Stake se lanza con éxito, Ethereum proporciona un modelo que Bitcoin podría seguir para ser más sostenible. Al igual que Bitcoin, Ethereum comenzó con Proof of Work y recientemente realizó actualizaciones y cambios para implementar Proof of Stake en un esfuerzo por ser más consciente del medio ambiente. Esta transición -aunque fue extensa, ya que duró unos seis años y sólo se fusionó con éxito el 15 de marzo de 2022- representa una situación que demuestra cómo la transición de Proof of Work a Proof of Stake es realmente posible y podría aplicarse a Bitcoin. A pesar del gran compromiso de tiempo, la recompensa para Ethereum se proyecta como extremadamente rentable y se espera que tome el dominio sobre el blockchain de Bitcoin y se convierta en el más lucrativo ya que tiene en cuenta las cuestiones relativas a la sostenibilidad, haciendo de Ethereum una mejor inversión a largo plazo. Como ya se ha mencionado, la fusión a Proof of Stake permite a Ethereum reducir el consumo de energía en un 99,95% y seguirá siendo tan lucrativo, si no más, ahora que Ethereum ha asegurado su lugar en el futuro con esta transición.

La transición demostró que no había compromisos en el valor y la seguridad de Ethereum y, en última instancia, mostró que hay formas en que Bitcoin puede aprender de esta transición para ser más sostenible. Además, teniendo en cuenta que tanto Bitcoin como Ethereum empezaron con el mecanismo de consenso Proof of Work y que son la mayor y la segunda criptomoneda más grande en este momento, demuestra que es posible que Bitcoin haga la transición a Proof of Stake, similar a Ethereum.

Sin embargo, la comunidad de Bitcoin está preocupada por el cambio al mecanismo Proof of Stake, ya que los mineros de Bitcoin creen que Proof of Work es fundamental para Bitcoin, puesto que es un aspecto clave que contribuyó en gran medida a su éxito desde el principio. Los mineros de Bitcoin han invertido su tiempo y dinero en el equipo de minería, por lo que el cambio a Proof of Stake supondría un desperdicio de sus inversiones. Además, Bitcoin fue creado por un enigma, Satoshi Nakamoto. No hay una figura central para la comunidad de Bitcoin, lo que hace más difícil que la comunidad de Bitcoin decida colectivamente pasar al sistema Proof of Stake. Sin embargo, la longevidad de Bitcoin será corta si esta comunidad continúa por este camino sin preocuparse por su impacto en el medio ambiente. Los partidarios de Bitcoin y los mineros deberían huir de las gratificaciones a corto plazo y centrarse en mejorar Bitcoin cambiando el mecanismo de consenso a Proof of Stake. Al igual que todas las criptodivisas que vinieron después de Bitcoin tuvieron el lujo de aprender de lo que Bitcoin creó, Bitcoin puede ahora aprender de aquellos que están recurriendo a Proof of Stake para ser sostenibles.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *