Ecoturismo. Qué es y cuáles son sus ventajas y desventajas

Ecoturismo. Qué es y cuáles son sus ventajas y desventajas

Qué es el ecoturismo

Hoy vamos a hablar del ecoturismo, pero no podemos hablar de ello sin adentrarnos, aunque sea a modo introductorio en el tema del turismo y todo lo que envuelve.

Aunque a mucha gente le sorprenderá, el turismo es una de las principales formas de producción que existen en la actualidad. Es un mercado extremadamente amplio, que genera, según la OMT (Organización Mundial del Turismo) unos 5.000 millones de dólares al día, y mueve a un 20 por ciento de la población mundial (más de 1.400 millones de personas), quienes hacen al menos un viaje turístico al año.

Las consecuencias, a nivel social y ambiental son muy extremas. El crecimiento del número de personas que viajan cada año es exponencial, y las consecuencias también.  

El ecoturismo, o al menos la idea de ecoturismo sobre el papel, nace como una noción contraria al modelo de turismo convencional, y busca un equilibrio, de la misma manera que el turismo sostenible aplicado a entornos urbanos.

ecoturismo

Ventajas del ecoturismo

Ahora veamos cuáles son las ventajas del ecoturismo. Una de las ventajas es el impacto sobre el medio ambiente en el ecoturismo que es menor que en el caso del turismo convencional, aunque no es un impacto nulo como dicen muchos promotores, ya que esto es imposible.

Fomenta el respeto por las tradiciones y las culturas locales y beneficia a la población local de manera económica (a través de los ingresos que se obtienen de la actividad). Esto marca una diferencia con el turismo convencional, el cual beneficia sobre todo a las grandes cadenas de restaurantes, hoteles y agencias de viaje, por lo general multinacionales.

Una parte de los beneficios del ecoturismo se emplea para el mantenimiento y la conservación locales, ya sea de la población como del medio ambiente.

Desventajas del ecoturismo

Una de las principales desventajas del ecoturismo es que pese a que la huella medioambiental es menor que en el caso del turismo de masas, no deja de ser una gran masa de población que se mueve (y genera residuos).

Esto genera, asimismo, que muchos de los edificios se utilicen para alojar turistas, y es imposible limitar, sobre todo cuando son precisamente los turistas los que traen el sustento para las poblaciones locales.

La diferencia social entre quien visita, y tiene dinero para hacerlo, y entre quienes tienen que servir, limpiar y entretener a estos visitantes es igual de abismal que en el caso del turismo convencional, y no hace nada por cambiar la situación, aparte de poner una capa de pintura verde a la desigualdad.

Riesgos del ecoturismo

Los riesgos del ecoturismo son los mismos que los del turismo convencional. La masificación es muy difícil de controlar, sobre todo cuando un lugar se pone “de moda”.

Esto acarrea un problema también para el suelo y las aguas de los lugares, ya sea que la gente se dirija a los mismos en coche o en otros medios de transporte, como los barcos y autobuses.

Las extensiones utilizadas para alojar a los turistas, así como el terreno para plantar alimentos, son tomados directamente de las áreas naturales circundantes.

Los desechos que los turistas y el turismo genera, así como el gasto energético (agua, electricidad) no dejan de ser enormes y de afectar de manera directa al medio ambiente.

Los animales salvajes se ven afectados por la disminución de su hábitat, por los ruidos, por las personas que pasean y demás, algo que altera de manera sustancial su bienestar.

Diferencia entre ecoturismo y turismo rural

La diferencia entre el ecoturismo y el turismo rural es que, al menos en la teoría, el ecoturismo busca una relación nueva con el entorno, con la cultura y con la población local, mientras que el turismo rural es una escapada a un pueblo de interior, o sea es el equivalente de una salida a la playa o a un núcleo turístico urbano, sin ningún tipo de consciencia detrás ni objetivo en pro del medio ambiente, pero con “algo de verde” para ver.

3 comentarios en “Ecoturismo. Qué es y cuáles son sus ventajas y desventajas”

  1. Sebastián Olguín

    Hola Raul, últimamente he leído muchos artículos de ecocosas y agradezco la existencia de una página como tal. Yo soy estudiante de ecoturismo y más allá de debatir tu artículo busco complementarlo, el ecoturismo en sí, busca un turismo sustentable, es decir, medioambientalmente amigable, económicamente viable y socialmente inclusivo. En la práctica muchas veces no se encuentra este equilibrio por dos principales causas en base a mi análisis, el primero es por la falta de profesionalización del rubro, al ser un rubro relativamente nuevo, la capacitación, muchas veces, no es la suficiente, empleando a gente sin conocimiento de sustentabilidad. Por otro lado tenemos el lavado de imagen, es decir, es muy fácil decir yo hago ecoturismo, lo difícil, es hacerlo realmente, hoy vemos como el greenwashing se apodera de muchos términos con el fin de ocultar malas prácticas y dar a conocer una cara supuestamente amigable con el medio ambiente. Con esto quiero aclarar que el ecoturismo a pesar de generar un impacto tal como tu decías, es una gran alternativa a los modelos de consumo actuales, ya que ejecutado de buena manera, te brindará una experiencia con la comunidad, igualandote a ella sin los margenes de desigualdad que tu explicabas, el conocer otra realidad experimentando la misma, sin comodidades, ni exhuberancias, ni mals práccticas, es para mi el ecoturismo.

    1. Gran aporte! Sin duda es una enorme alternativa al turismo convencional. Lo que tu comentas es simplemente viajar, como hacían antiguamente las personas que se desplazaban digamos por «aventura» a un lugar desconocido. Claro, eso dista mucho con lo de «voy 3 días aquí, 3 días allá». ¿Me explico? Un viaje de ese tipo puede ser muy transformador. Conozco mucha gente que ha viajado por el mundo (bueno, yo mismo aunque ya no lo hago) y te aseguro que a la mayoría, no les cambia más que el hecho de tener una anécdota que contar. Un saludo!

      1. Damian, no les cambia, porque no conocen mundo realmente, van con agencias, donde ya tienen el rumbo marcado, o se mueven solo por los 4 sitios turísticos, donde van a encontrar las mismas multicadenas que se encuentran en todas partes, pero no se van a relacionar e interactuar con los locales. Eso no es viajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *