10 maneras de vivir una vida sostenible - Ecocosas

10 maneras de vivir una vida sostenible

La clave para entender la sostenibilidad es reconocer que cada acción que realizamos afecta al mundo que nos rodea. En contra de la creencia popular, vivir de forma sostenible no significa necesariamente que tengamos que vivir sin lujos, sino que simplemente seamos conscientes de nuestro consumo de recursos y de reducir los residuos innecesarios.

La clave para entender la sostenibilidad es reconocer que cada acción que realizamos afecta al mundo que nos rodea. En contra de la creencia popular, vivir de forma sostenible no significa necesariamente que tengamos que vivir sin lujos, sino que simplemente seamos conscientes de nuestro consumo de recursos y de reducir los residuos innecesarios.

Y si sé que es duro, sobre todo cuando ves que tus vecinos, empresas y gobiernos hacen poco a nada, pero el cambio comienza por uno.

Y no se trata de que no podamos jugar en el nuevo casino online o darnos un gusto de vez en cuando, se trata de que la suma general de nuestra vida sea más sostenible, es como con la dieta podemos tener un día permitido, pero en la semana si no estamos en un déficit calórico al sumar todos los días engordamos.

Aunque la vida sostenible es una práctica diaria, hay muchas formas sencillas de ser más ecológico. Puedes empezar poco a poco y construir tu estilo de vida sostenible de a un cambio a la vez. Aquí tienes 10 formas para empezar a llevar un estilo de vida sostenible.

10 maneras de vivir una vida sostenible 1

Reciclar correctamente

La mayoría de nosotros lleva reciclando desde que tiene uso de razón, y aunque pueda parecer sencillo determinar qué pertenece o no a un contenedor de reciclaje, no es tan sencillo. Hay muchas cosas que suelen confundirse y que no se pueden reciclar, como el papel triturado, las bolsas de plástico y las cajas de pizza o los envases de comida para llevar. 

Colocar los materiales equivocados en el contenedor de reciclaje puede arruinar todo el lote y ralentizar el proceso de reciclaje, por lo que es fundamental tomar medidas de precaución para asegurarse de que se está reciclando correctamente.

Di adiós al plástico e invierte en una botella reutilizable

La fabricación y el transporte de las botellas de agua de plástico no solamente genera importantes emisiones de combustibles fósiles, sino que la mayoría de las botellas de agua de plástico no son realmente reciclables y no se biodegradan. Evitarlas es una de las cosas más fáciles que puedes hacer para reducir la cantidad de plástico en tu vida.

Leer más..  Las 10 multinacionales mas peligrosas del mundo

Minimiza el plástico de un solo uso en tu vida

Todos somos conscientes que los plásticos de un solo uso están causando estragos en la madre naturaleza. Producimos cientos de millones de toneladas de plástico cada año, la mayoría de las cuales no pueden reciclarse y, por tanto, acaban en los vertederos, en nuestros océanos y en el medio ambiente. 

La solución a este problema es bastante clara: todos debemos reducir el uso de plásticos de un solo uso. Además de deshacerse de las botellas de agua de plástico, algunas medidas que puede tomar son evitar las pajitas de plástico, llevar bolsas reutilizables en las compras y evitar comprar artículos envasados en plástico.

Toma medidas para reducir tu consumo de energía

Como probablemente ya sepas, la electricidad varía en función del tiempo, ya que los cambios de temperatura y humedad afectan a la necesidad de calefacción y refrigeración. Los propietarios de viviendas y los inquilinos son los que más varían estacionalmente, en gran medida por el uso del aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno. 

Hay muchos pequeños cambios que podemos llevar a cabo en el día a día o mejoras en el hogar para asegurarte de que eres reducir nuestra huella ecológica: como colocar burletes en tu casa o cambiar las bombillas convencionales por bombillas LED.

Reduce el uso del agua

Para las plantas, los animales, los seres humanos y todos los organismos vivos, el agua es igual a la vida. Sin agua, no hay vida. Hay muchas técnicas sencillas de conservación del agua que pueden ayudar a reducir su consumo de agua de manera significativa. Por ejemplo, hacer funcionar únicamente con cargas completas de ropa y platos, instalar un cabezal de ducha de bajo flujo, recolectar el agua de lluvia para regar el jardín o césped, y arreglar los grifos / inodoros que gotean.

Evitar el desperdicio de alimentos

La mayoría de nosotros no nos damos cuenta de la cantidad de comida que acabamos tirando cada día. Desde las sobras no consumidas hasta los productos viejos o dañados, el 94% de los alimentos que desechamos acaban acumulándose en los vertederos, según la Agencia de Protección Ambiental (EPA). 

Algunas cosas que puede hacer para reducir el desperdicio de alimentos son planificar las comidas con antelación, guardar las sobras y aprender a almacenar los alimentos adecuadamente.

Opta por medios de transporte eco-friendly

Un vehículo de pasajeros típico emite unas 4,6 toneladas métricas de dióxido de carbono al año. Si eliges alternativas más ecológicas a la conducción, no solo ahorrarás dinero en combustible y mantenimiento, reducirás la congestión del tráfico y mejorarás la calidad del aire donde vives, sino que también ayudarás a mejorar el clima de todo el planeta al reducir las emisiones de combustible. 

Leer más..  Ecoturismo. Qué es y cuáles son sus ventajas y desventajas

Hay un montón de buenas alternativas de transporte que puedes utilizar en lugar de conducir un coche solo, como caminar, ir en bicicleta o tomar el transporte público.

Cultiva tus propios alimentos

Plantar un huerto es algo que todo el mundo debería considerar no únicamente por razones personales, sino también medioambientales. Puedes disfrutar de frutas y verduras frescas sin tener que ir al supermercado y sin productos químicos. Y si no sabes por dónde empezar una opción fácil para aprender es YouTube, muchos de sus vídeos te pueden ayudar a iniciarte. 

Di adiós a la moda rápida

Se sabe que algunas partes de la vida moderna son perjudiciales para el medio ambiente, pero cuando se trata de nuestro vestuario, los impactos son menos evidentes. 

La moda rápida fomenta una actitud de «usar y tirar»: la ropa se confecciona de forma barata con un estilo que cambiará muy rápidamente. La industria de la moda rápida tiene muchas implicaciones negativas para el medio ambiente (por ejemplo, importantes emisiones de gases de efecto invernadero, uso de agua y grandes cantidades de residuos) y debería evitarse. 

Algunas formas de evitar la moda rápida incluyen comprar de segunda mano, adquirir piezas de mayor calidad que le duren más tiempo y elegir ropa que esté compuesta por materiales sostenibles o reciclados.

Compra alimentos locales y ecológicos

Comprar a nivel local puede ayudar a reducir los 1.500 kilómetros de media que recorren los alimentos desde la granja hasta la mesa, al comprar alimentos cultivados o producidos en las cercanías, lo que significa que también ayudarás a reducir la cantidad de carbono que se emite a la atmósfera.

A menudo se nos dice que llevar un estilo de vida sostenible es inalcanzable y caro. Esto no es así en absoluto: en realidad se trata de pensar un poco más en tus acciones y dedicarles más energía. 

Llevar un estilo de vida sostenible consiste en vivir de forma más sencilla y arreglárselas con menos, lo que en realidad acabará ahorrando dinero. Estas son solo algunas ideas que te ayudarán a iniciar tu camino hacia la sostenibilidad. Sé paciente contigo mismo, y recuerda que un poco suma con el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.