Bebidas o leches vegetales: 7 recetas deliciosas para hacer en casa

Cuando compramos bebidas vegetales en caja, que es como suelen venir envasadas, y en menor medida en botellas, estamos pagando casi un 300% más del valor real de una leche vegetal.

Además, en muchos casos las leches vegetales contienen aditivos, azúcares añadidos y además producimos desechos con sus envases de un solo uso que están ahogando el planeta de residuos difícilmente reciclables.

Nada se compara a la libertad y emoción que produce el poder disfrutar de la preparación artesanal de nuestros propios alimentos.

Además de obtener esa satisfacción, generamos menos residuos, ayudamos a nuestro bolsillo, a nuestra salud y podemos continuar la cadena de difusión y divulgación de este tipo de conocimientos con el propio ejemplo.

Bebidas o leches vegetales: 7 recetas deliciosas para hacer en casa 1

Cómo Preparar nuestras propias leches vegetales

Las leches vegetales son sabrosas y beneficiosas para nuestro organismo, como por ejemplo para controlar los niveles de colesterol. Además de ser una alternativa a la leche de origen animal, es recomendable su consumo para todo el mundo, sobretodo personas con intolerancia a la lactosa, problemas y afecciones crónicas de piel.

Algunas contienen gluten, por lo que los celíacos deberán optar por las semillas y frutos libres de gluten para preparar su leche vegetal casera.

Son tan sencillas y económicas ya que se obtienen simplemente a partir de semillas y agua. Aportan gran concentración de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales.

Preparar nuestra leche vegetal

Para la preparación de nuestras bebidas vegetales necesitaremos:

  • Una batidora de vaso o licuadora
  • Un molinillo, picador, turmix…etc
  • Un colador de malla fina
  • Un trozo de tela de algodón o tamiz
  • Agua filtrada
  • Semillas de nuestra preferencia

Las bebidas vegetales preparadas en casa no se conservan más allá de 48 horas en nevera, siendo lo ideal consumirla dentro de las primeras 24 horas desde que las hacemos.

El endulzado es siempre opcional, pudiendo utilizarse miel de abejas, azúcar moreno integral de caña, panela, azúcar mascobado ó stevia.

También te puede interesar..  Como Hacer Un Test de Germinado Casero

Lo ideal es acostumbrarse y acostumbrar a los pequeños a los sabores genuinos. Estas leches veggies pueden complementarse con jugo o zumos de frutas o verduras (manzanas, uvas, duraznos, zanahorias, apio, etc).

También podemos elevar su tenor graso con la adición de aceites vegetales prensados en frío (oliva, soja, lino, girasol, chía, sésamo).

El residuo de la elaboración de estas bebidas vegetales, puede utilizarse para enriquecer masas, rellenos u otras preparaciones.

Pasos fundamentales para hacer cualquier tipo de leche vegetal

  • Remojar las semillas o frutos secos en agua por un tiempo suficiente para ablandarlas y activarlas. Por lo regular unas 10-24 horas serán más que suficientes; una vez ablandadas estarán lista para ser molidas ya sea con un procesador de alimentos, con una licuadora (batidora) o cualquier instrumento culinarios que pueda fragmentar finamente o moler las semillas.
  • Utilizar una cantidad apropiada de semillas, y utiliza siempre semillas de procedencia ecológica, así estamos seguros de que nuestra bebida solo te aportará beneficios.
  • Ser creativo o creativa. Añade frutas al gusto.  Si está muy concentrado, se puede diluir y si está muy amargo, se puede añadir frutas o miel o cualquier endulzante natural.
leche vegetal

7 recetas deliciosas para preparar bebidas vegetales

Les dejo mis recetas favoritas para preparar bebidas vegetales caseras y muy nutritivas.

Leche de almendras

Para preparar nuestra leche de almendras necesitaremos:

  • 15 almendras peladas
  • ½ litro de agua

Pelamos las almendras y agregamos el agua. Las dejamos 12 hs en remojo y luego licuamos todo. Filtramos y endulzamos a gusto.

Variante: utilizamos semillas de girasol o nueces, o mezclas de estas.

La almendra es una de las semillas oleaginosas más nutritivas y es altamente alcalina. Contiene proteínas de alto valor biológico, minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales.

Aporta más calcio que la leche vacuna: 240g de leche (un vaso) de almendras aportan unos 200 mg de calcio.

También te puede interesar..  Fukuoka, y la senda natural del cultivo

Esta leche es ideal para el sistema nervioso y muy digestiva (no produce fermentaciones). Se aconseja para los niños, adultos deportistas, mujeres embarazadas y madres en periodo de lactancia.

Leche de coco

Para preparar la leche de coco necesitamos:

  • 1 coco
  • 4 o 5 tazas de agua fría
  • Miel o azúcar moreno al gusto

Dejamos el coco duro en remojo, picado en trocitos, toda la noche. Mezclamos los ingredientes en la licuadora (batidora).

Los dejamos reposar unos 30 minutos y colamos la mezcla. Se sirve frío. Añadimos la miel o la azúcar (opcional). se puede usar el sedimento restante para postres.

Leche de arroz

Para preparar la leche de arroz necesitamos:

  • Una taza de arroz integral
  • Diez tazas de agua
  • ¼ cucharadita de sal marina fina

Lavamos y tostamos el arroz a fuego mínimo sin utilizar vehículo graso, hasta que se dore.

Revolvemos con una cuchara de madera. Agregamos el agua y cocinamos durante unas 2 horas tapado y a fuego lento. Luego filtramos y endulzamos.

Cómo hacer leche de avena casera

bebidas vegetales

Para hacer leche de avena casera necesitamos:

  • Media taza de avena arrollada
  • un litro de agua

Mezclamos la avena con el agua y llevar al fuego hasta que hierva, bajamos el fuego al mínimo y cocinamos 3 minutos.

Al apagar el fuego mezclamos bien y dejamos reposar 10 minutos. Licuamos la preparación y filtramos, exprimiendo bien el filtro.

Esta leche favorece el peristaltismo intestinal y actúa como un gel que suaviza las mucosas intestinales.

La avena es sedante y relajante del sistema nervioso. La leche de avena puede utilizarse a nivel externo para trabajar sobre lesiones en piel, dado que es emoliente.

Se puede usar en las enfermedades eruptivas de los niños, eczemas, reacciones alérgicas. Se pueden hacer baños de inmersión poniendo la leche en la bañera, completandolo con el agua.

Leche de lino o linaza

Para hacer leche de lino o linaza casera necesitamos:

  • Una taza de semillas de lino
  • Un litro de agua
También te puede interesar..  Puerro: propiedades, beneficios y contraindicaciones

Pasamos las semillas por un molinillo y luego licuamos con el agua. Dejamos reposar de 2 a 3 horas, filtramos y endulzamos.

Es una leche altamente nutritiva y proteica. Aporta ácidos grasos esenciales, sobre todo los imprescindibles omega 3.

Ideal para trastornos intestinales y constipación. Sus mucílagos son óptima nutrición para la flora intestinal y para proteger las mucosas.

Leche de quinoa

Para hacer leche de quinoa necesitamos:

  • Dos cucharadas de quínoa
  • Una taza y media de agua caliente

Remojamos el grano al menos dos horas. Llevamos a hervor y cocinamos a fuego mínimo unos minutos. Colamos con un lienzo y endulzamos si es necesario.

Esta leche es utilizada en los países andinos para alimentar a los bebés. No resulta alergénica y es muy alcalina y proteica.

Leche de sésamo

Para hacer leche de sésamo necesitamos:

  • 1/4 taza de semillas de sésamo integral
  • Medio litro de agua

Molemos las semillas en un molinillo. Agregamos el agua y licuamos bien ambos ingredientes. Dejamos macerar unas tres horas, luego filtrar y endulzar. Otro sistema para obtener leche de sésamo consiste en mezclar en licuadora una taza de manteca de sésamo (tahin) con dos tazas de agua.

Las semillas de sésamo(semilla de la alegría) son muy ricas en ácidos grasos esenciales, lecitina, minerales y vitaminas.

La lecitina es una grasa fosforada y un nutriente de las células cerebrales. La leche de sésamo tiene más calcio que la leche vacuna: 100g de semillas de sésamo sin tostar contienen 1.125mg de calcio, mientras que dos vasos de leche vacuna contienen sólo 500mg.

¿Quieres o tienes más recetas? Puedes compartir tu experiencia o dudas en los comentarios.

Espero les sea útil y puedan hacer sus propias bebidas vegetales en casa, y repetimos, cualquier consulta no duden en hacérnosla.