5 trucos de cocina que te ayudarán a ahorrar gas - Ecocosas

5 trucos de cocina que te ayudarán a ahorrar gas

Sí, incluso las horas de cocción en la cocina influyen mucho en nuestra factura de gas. Cocinar un plato de pasta también puede ser un desperdicio de energía si no se hace correctamente. Pero gracias a unos sencillos trucos (que pueden parecer triviales, pero no son nada), es posible reducir la factura del gas.

5 trucos de cocina que te ayudarán a ahorrar gas 1

¿Algunos ejemplos? Utiliza la cocina en función del tamaño de las ollas para no gastar más gas, y cubre las ollas y sartenes con tapas -sobre todo cuando el agua esté hirviendo al hacer la pasta- para acelerar el tiempo de cocción. Teniendo en cuenta las subidas que nos esperan en otoño, también podemos considerar una serie de métodos de cocción alternativos a la cocina tradicional, incluida la cocción al vapor, para reducir costes. Averigüémoslo juntos.

Métodos de cocción alternativos que ahorran gas

Cocinar con una olla a presión

Las ollas a presión se han hecho cada vez más populares en los últimos años. Este es un método que ahorra tiempo, ya que alcanza la temperatura de cocción necesaria más rápidamente y se mantiene a fuego lento. Así, al reducirse a la mitad el tiempo, también se produce un ahorro considerable en la factura, ya que se consume menos gas.

Al vapor

Otro método de cocción muy popular es la cocción al vapor. Además de ser muy saludable porque mantiene intactas las propiedades de los alimentos, es muy beneficioso desde el punto de vista energético. Gracias al vapor, es posible preparar varios platos utilizando una sola cocina y manteniendo la llama baja. Este último también se puede apagar unos minutos antes de terminar la cocción, cuando se haya desarrollado suficiente vapor para completar la cocción.

Leer más..  Detergente para la lavadora GRATIS!!

La cocción al vapor es especialmente adecuada para alimentos como las verduras, el arroz y las legumbres y hortalizas como las patatas, la calabaza, el calabacín y las espinacas.

Horno eléctrico

Otra solución válida está representada por el horno eléctrico, que una vez encendido permite cocinar diferentes alimentos al mismo tiempo para optimizar el tiempo y el consumo. En muchos casos, hoy en día ni siquiera es necesario precalentar el horno. Para evitar el despilfarro de energía, recuerde no abrir la puerta durante la cocción solamente cuando sea necesario y prefiera el modo de cocción con ventilador (ahorra tiempo y hasta un tercio de la energía en comparación con la estática).

Por último, otro truco muy útil es apagar el horno un cuarto de hora antes de que finalice el tiempo de cocción previsto y dejar la fuente en el horno, que seguirá cocinándose gracias al calor.

Horno microondas

Tener un horno microondas también puede ser útil para reducir los costes de la factura. Y es que son capaces de cocinar, incluso varios platos a la vez, en un tiempo récord. Además, los de nueva generación tienen una serie de características muy útiles, como la cocción con ventilación y vapor y los sistemas de cocción inteligentes.

Hervidor de agua

Otro electrodoméstico muy útil en la cocina es el hervidor eléctrico, especialmente recomendado para quienes suelen preparar tés e infusiones. Su uso, como alternativa a la olla para encender el fuego, aporta ventajas en primer lugar de tiempo (que se acortan), pero también de energía. Además, la mayoría de los hervidores que existen actualmente en el mercado se apagan automáticamente una vez alcanzada la temperatura necesaria, por lo que también representan una alternativa segura (sobre todo para los más descuidados).

Leer más..  Abandonando el plástico

Cocinar los fideos con el fuego apagado

Por último, concluimos con un truco poco utilizado que nos permite reducir el consumo de energía al cocinar la pasta. Estamos hablando de la llamada cocina fuera del fuego. ¿Cómo funciona? Basta con llevar el agua a ebullición y verter la pasta, luego cubrir con la tapa y apagar el fuego, continuando la cocción según los tiempos indicados. De este modo, se aprovecha el calor latente.

Teniendo en cuenta que una cocina pequeña (o grande no ajustada al máximo) consume 0,06 mc/h, y que la pasta se cocina a diario, por ejemplo, en países mediterráneos (de hecho, basándose en un consumo per cápita de 23 kg al año, de los italianos), se puede calcular un ahorro de hasta 3,65 metros cúbicos en un año por cada italiano. Si toda Italia aplicará este truco se ahorrarían 62 millones de metros cúbicos de gas en un año, sin renunciar al placer de un buen plato de pasta.

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *