¿Es el Bitcoin realmente malo para el medio ambiente? - Ecocosas

¿Es el Bitcoin realmente malo para el medio ambiente?

Es totalmente normal que la sociedad se sienta confundida y escéptica ante la llegada de una revolución tecnológica. La gente se esfuerza por entender cómo y por qué sus antiguas formas de hacer las cosas se están quedando obsoletas.

Es totalmente normal que la sociedad se sienta confundida y escéptica ante la llegada de una revolución tecnológica. La gente se esfuerza por entender cómo y por qué sus antiguas formas de hacer las cosas se están quedando obsoletas.

Se preocupan por los cambios que se producirán en su futuro. Por lo tanto, cualquier intento de escribir objetivamente sobre el bitcoin debe guiarse por los hechos: precisos e inequívocos.

Con esto en mente, comencemos veamos cómo funciona bitcoin como red monetaria y por qué se ha diseñado deliberadamente de esta manera, vamos a ver un poco que pasa desde que compramos nuestros bitcoins en un sitio como Bitcoin Prime hasta que realmente son nuestros y cuando entendamos estos aspectos básicos podremos evaluar la huella de carbono de bitcoin desde una perspectiva informada: para qué sirve, si es demasiado grande y, en última instancia, si es perjudicial o beneficiosa para la sociedad.

¿Es el Bitcoin realmente malo para el medio ambiente? 1

¿Por qué el bitcoin utiliza tanta electricidad?

Bitcoin es la primera cadena de bloques monetarios descentralizada. Eso significa que no depende de una autoridad central como un banco para mover el dinero, sino de múltiples copias idénticas de un libro de contabilidad -distribuido por todo el mundo- que se actualiza aproximadamente cada 10 minutos con un nuevo «bloque» de datos.

Cada bloque confirma los detalles de las últimas transacciones realizadas en la red. Así, si quieres enviarme un bitcoin, la transacción que propones entra en una cola y tarde o temprano (dependiendo de la tarifa que hayas pagado) se confirmará en un bloque recién minado. Ese es el momento en el que las monedas se trasladan a mi cartera, donde permanecen hasta que hago una nueva transacción con mi clave privada. Todas las copias del libro mayor que circulan por el mundo verifican que esta transacción se ha realizado, por lo que todos los que participan en la red están de acuerdo en que ahora las monedas son mías.

Si alguien quisiera robarlas reescribiendo el libro de contabilidad, necesitaría minar un nuevo bloque que contenga datos históricos diferentes a los de todas las demás copias del libro de contabilidad. Ese tipo de ingeniería inversa es imposible gracias al proceso matemático mediante el cual se minan los nuevos bloques (hashing criptográfico). El bloque fraudulento sería rechazado automáticamente por la red.

Durante varias décadas, las mayores mentes matemáticas del mundo han diseccionado la criptografía de clave pública-privada y el hashing criptográfico hasta la enésima potencia. Nunca se ha encontrado ningún fallo en el uso de la tecnología blockchain

Sin una infraestructura de minería que consuma mucha energía, el bitcoin carecería de seguridad y no tendría ningún atractivo como red monetaria. Existiría únicamente como una idea. Por eso importa quién es la red, y por eso sólo un proceso costoso y arduo como la minería proof-of-work puede garantizar que los amplios intereses de la sociedad triunfen sobre los estrechos intereses de ladrones y agresores.

¿Es el Bitcoin realmente malo para el medio ambiente? 2

¿Cuál es el coste de este sistema?

Las estimaciones del consumo total de energía de la red varían -debido en gran parte a la naturaleza anónima de la minería-, pero el análisis más riguroso de la Universidad de Cambridge lo cifra actualmente en unos 138 teravatios-hora al año. El sitio web Digiconomist sugiere que se trata de 205 teravatios-hora al año. Los críticos temen que estas cifras sean comparables al consumo total de energía primaria de un país pequeño como Irlanda.

Sin embargo, estas analogías son engañosas. La sociedad no puede juzgar el coste de algo hasta que no identifique y se ponga de acuerdo sobre la «cosa» cuyo coste se está calculando. En el caso de Irlanda, la energía consumida por el país cumple -en conjunto- un propósito relativamente claro e incontrovertible: la vida económica. Esto incluye la electrificación de los hogares y las empresas, la alimentación de las industrias y los servicios públicos, el transporte de personas y mercancías, etc. Por supuesto, se desperdicia mucha energía a nivel microcósmico. Hay mucho margen para criticar la huella de carbono de Irlanda, como en cualquier país. Pero, a escala macro, ni siquiera el ecologista más radical se atrevería a sostener que Irlanda debería dejar de consumir toda la energía. La «cosa» a la que se hace frente es la propia capacidad de funcionamiento del Estado y sus habitantes, y eso tiene que valer unas cuantas emisiones.

En lo que respecta al bitcoin, las cosas son más nebulosas. Trece años después de la creación de la criptodivisa, la humanidad aún no ha hecho más que arañar la superficie de lo que significa el dinero digital soberano descentralizado para nuestra especie. Sólo hemos empezado a jugar con las ideas: algunas son absurdas, como las meme-coins; otras son explotadoras, como los esquemas de bombeo y descarga; algunas son tan potentes que asustan a las superpotencias para que las prohíban directamente, como el bitcoin y las finanzas descentralizadas. El hombre más rico del mundo cree que una criptodivisa de broma con un perro de aspecto extraño en su moneda imaginaria puede convertirse algún día en dinero viable, a pesar de sus evidentes fallos de seguridad. Se equivoca. Al igual que la mayoría de las personas – partidarios y críticos por igual – que hablan con confianza sobre el tema. Y sin embargo, el potencial de bitcoin, si se cumple, no podría ser más digno de atención: la acuñación de una nueva forma de dinero que la sociedad -no el gobierno- imbuye de valor y fungibilidad; una que es más segura que cualquier activo físico que haya existido; que es más fácil de realizar transacciones entre personas y a través de las fronteras que cualquier otro medio de intercambio; y que tiene un enfoque tan puritanosamente clásico de la política monetaria que destierra la amenaza de la inflación al fijar la oferta para toda la eternidad.

Leer más..  Científicos piden que se suspenda el uso de transgénicos en todo el Mundo

Es mucho para asimilar, sobre todo si tenemos en cuenta que nada de esto ha sucedido todavía. Pero, si volvemos a la analogía con Irlanda, esta abstracción se vuelve bastante esclarecedora. Todo el mundo está de acuerdo en cuál es la economía de Irlanda y en por qué se debe permitir su existencia. Muy poca gente está de acuerdo en lo que tiene que ver con el bitcoin. ¿Cómo, entonces, puede alguno de nosotros pretender definirlo con autoridad a efectos de costes?

Si uno está en el bando que ve el bitcoin como un juego frívolo sin aplicación en el mundo real, entonces, por supuesto, su huella de carbono parece aborrecible y probablemente debería prohibirse. Sin embargo, cada año que pasa, el número de personas que descartan el bitcoin de esta manera se reduce. Las generaciones más jóvenes, que solamente han experimentado el aumento de la desigualdad, la caída de las oportunidades y los tipos de interés reales negativos, tienen un fuerte incentivo para considerar nuevos modelos económicos. Su intuición digital también suaviza la curva de aprendizaje del bitcoin. Para ellos no es un «juego frívolo». Tampoco para los africanos, que llevan toda una vida excluidos de las plataformas e instrumentos financieros que los occidentales dan por sentados, y que en muchos casos obtienen sus beneficios del mundo en desarrollo. Ni a los iraníes ni a los venezolanos, cuyos ahorros de toda la vida pueden evaporarse en cualquier momento en un soplo de hiperinflación. Son cuestiones complejas y llenas de matices que merecen su propio debate. Pero la cuestión es universal: si el bitcoin es una fuerza para el bien en el mundo -si aleja a la humanidad de una época en la que los gobiernos controlan y manipulan la oferta monetaria; hacia una época en la que el dinero es un activo personal e incorruptible- entonces el coste justificable del funcionamiento de la red es inconmensurablemente mayor de lo que sugieren los ecologistas. Incluso un coste aparentemente exorbitante seguirá teniendo un inmenso retorno de la inversión.

Se ha intentado cuantificar la utilidad del bitcoin -por ejemplo, comparando su capitalización de mercado (900.000 millones de dólares) con el PIB de Irlanda (418.000 millones de dólares)-, pero ninguno es capaz de captar sus beneficios abstractos o su potencial futuro. Predecir la escala final del bitcoin es, como ya se ha dicho, imposible. Así que la mejor métrica a la que se puede recurrir es la eficiencia comparativa: ¿es bitcoin más eficiente desde el punto de vista medioambiental que la infraestructura financiera mundial existente?

¿Cómo de eficiente es?

Aquí hay que tener cuidado. La mayor parte de lo que se ha escrito sobre las credenciales medioambientales de bitcoin está profundamente sesgado, con autores que eligen las estadísticas no científicas que validan su postura. Los que defienden la minería de bitcoin basándose únicamente en el consumo de energía renovable pasan por alto el hecho de que se sabe poco sobre la composición de las fuentes de combustible que alimentan la red. Por lo tanto, una vez más, debemos ceñirnos a los hechos y ser conscientes de no sobreinterpretarlos.

El punto de partida debe ser el reconocimiento de que la actual infraestructura financiera mundial dista mucho de ser respetuosa con el medio ambiente. Las estadísticas son difíciles de conseguir y las que existen están plagadas de información engañosa. El análisis de Greenpeace sobre el sector financiero del Reino Unido, por ejemplo, lo culpó de 805 millones de toneladas de emisiones de CO2 en 2019 (casi el doble de toda la huella de carbono del Reino Unido). Pero llegó a esa cifra incluyendo las «emisiones financiadas», o las emisiones indirectas derivadas de los préstamos e inversiones realizadas por las entidades financieras. Evidentemente, se trata de una metodología poco útil diseñada para inflar las cifras. Los investigadores dijeron que desglosaron sus datos en canales más detallados que darían una imagen más precisa -el uso de oficinas y vehículos de la empresa; el uso de activos alquilados; los desplazamientos y viajes de negocios de los empleados, etc.-, pero en su informe no aparecen datos concretos. Lo único que podemos decir con seguridad es que el sector financiero mundial tiene un coste medioambiental importante. Sus rascacielos, sus sistemas informáticos y sus banqueros de la alta sociedad no contribuyen al cambio climático. También podemos asumir con seguridad que los bancos centrales y sus impresoras de dinero no son más verdes.

Leer más..  10 maneras de vivir una vida sostenible

Con este telón de fondo, el uso de energía de bitcoin empieza a parecer menos un secreto sucio y más una ruptura limpia. Cuando se elimina la centralización, se elimina la necesidad de un gran número de intermediarios financieros. La llegada de los «contratos inteligentes» algorítmicos significa que casi nada de lo que hacen los bancos tradicionales está fuera del alcance de bitcoin y de las finanzas descentralizadas. Si se combinan estas ganancias de eficiencia con las ventajas sociales de la soberanía financiera, se puede ver por qué algunas personas argumentan que el coste medioambiental de la minería de bitcoin está justificado. Sin embargo, hay un argumento más convincente.

El mayor obstáculo para la expansión mundial de la recolección de energía renovable es el problema de la «energía perdida» que perjudica a los países en desarrollo. Una cosa es que un país pobre construya una central eólica, solar o hidroeléctrica; los inversores extranjeros hacen cola para financiar esos proyectos. Otra cosa es conectar esa planta -que probablemente esté situada en una región remota- a la red eléctrica del país en desarrollo. No sólo se necesita una planta que funcione para generar energía, sino una infraestructura que funcione a lo largo y ancho del país para absorber esa energía y distribuirla a las personas que pueden usarla y pagarla. Sin líneas eléctricas y transformadores, y sin una demanda estable de las poblaciones locales, el suministro de energía renovable en África simplemente no es viable desde el punto de vista comercial. Es un golpe amargo. Ojalá hubiera una forma de construir esas plantas renovables en esos países en desarrollo; de dar servicio a las comunidades en la medida en que la infraestructura y la demanda local lo permitan; y de convertir todo el excedente de energía en un rendimiento financiero garantizado, 24 horas al día, 365 días al año. Si eres un bitcoiner, es difícil no sonreír ante esta frase. La solución – la minería de bitcoins – es evidente para todos los que entienden esta tecnología. Grupos de defensa como el Proyecto Mano de Etiopía están trabajando duro para concienciar a los gobiernos. Todo lo que se necesita es tiempo y esfuerzo.

Hay otros ejemplos en los que el bitcoin resuelve un problema medioambiental que las finanzas tradicionales no pueden resolver. En el mundo desarrollado, la quema de gas en los yacimientos petrolíferos se tolera como un mal necesario debido a la inviabilidad logística y comercial de transportar el combustible fósil para su procesamiento. El exceso de gas de los pozos se ventila y se quema, creando nada más que un espectáculo visual y metano que daña la capa de ozono. Gracias a la minería del bitcoin, los yacimientos petrolíferos de todo Estados Unidos alimentan ahora ese gas con generadores in situ y generan valor a partir de una combustión que de otro modo se desperdiciaría.

Esta capacidad única de aprovechar la energía perdida y desperdiciada refuerza el argumento de que el bitcoin puede ser, en efecto, una tecnología verde, a pesar de todas sus emisiones, por absurdo que parezca. Pero hay una última pieza del rompecabezas de la eficiencia.

A menudo se critica a Bitcoin por el número relativamente pequeño de transacciones que su blockchain es capaz de procesar por diseño: la capa primaria de la red maneja actualmente unas 4,6 transacciones por segundo, frente a las 1.700 del procesador de pagos Visa. Acelerar las cosas para igualar -y no digamos superar- la capacidad de Visa significa aumentar la cantidad de datos en cada bloque o reducir el tiempo que se tarda en generar los bloques. Lo primero llevaría a la centralización, ya que menos nodos tendrían el ancho de banda necesario para mantener el ritmo. Lo segundo comprometería la seguridad de otra manera, ya que los bloques no podrían propagarse con la suficiente rapidez para que los nodos cumplieran su función de supervisión.

Los críticos afirman que esta limitación inherente es el talón de Aquiles de bitcoin, ya que garantiza que la red nunca será escalable, que las transacciones nunca serán realmente eficientes y que los costes medioambientales siempre serán desproporcionados. Se equivocan. Bitcoin no está más atado por las limitaciones de su cadena de bloques de la capa primaria que Internet por las limitaciones del protocolo TCP/IP sobre el que se lanzó en 1983. Las soluciones de segunda capa, como la red Lightning, ya se utilizan de forma generalizada y agrupan un número teóricamente infinito de pagos fuera de la cadena en una única transacción en la cadena.

Bitcoin es más seguro, más igualitario y más eficiente que cualquier otra forma de dinero; incentiva la recolección de energía renovable y optimiza las plantas no renovables; y ya es el sistema de pago más escalable jamás desarrollado. No podemos conocer las maneras abstractas en las que el bitcoin dará forma a nuestro mundo. Pero nadie que entienda realmente el bitcoin deja de verlo como un salto tecnológico y financiero para la humanidad.

1 comentario en “¿Es el Bitcoin realmente malo para el medio ambiente?”

  1. HERNAN JOSE ORIA ALJORNA

    Primero muchísimas felicitaciones. Tengo 11 años en esta área de conocimiento del BTC y soy ambientalista académico y con post grados. Jamás he leído una disertación tan complicada a un lenguaje tan sencillo y diáfano en áreas tan complejas de conocimiento. Es usted un gran comunicador. Adelante continúe así diciendo verdades diáfanas sin parcializacion de otro tipo diferente a los beneficios de la cryptografia y el BTC para la humanidad. Atentamente Ing Hernan José Oria A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.