Sabías que sin el Sáhara, no existiría la Selva del Amazonas

La naturaleza se trata de equilibrios, el amazonas es posible no solo por la gran cantidad de agua o el clima ecuatorial, sino que los vientos llevan a diario toneladas de arena del desierto y esta arena le proporciona los minerales que fertilizan la selva. Entre ellos el fósforo cuya aportación resulta vital para la existencia de la gran selva.

maxresdefault

De esta forma lo que vemos como un mero desierto se convierte en fertilizante de la mayor selva del mundo, todo en la naturaleza se conecta y depende de equilibrios, si el día de mañana el ser humano modificase el desierto también estaría sentenciando al Amazonas, por esto siempre hay que saber mirar mas allá de lo evidente cuando se trata de la naturaleza, y tratar de ver todas las interacciones que hay entre los distintos componentes.

Cada año unos 182 millones de toneladas de polvo del Sáhara son desplazadas por el viento hacia el Atlántico. Aproximadamente unos 27,7 millones de toneladas de polvo caen cada año sobre en la cuenca del Amazonas, según los datos del periodo 2007-2011 analizados por la Nasa. Sin embargo esta cantidad es cambiante año tras año debido a factores climáticos actualmente se teme que el cambio climático haga mas lluviosa la zona del desierto, esto tendría como efecto menos arena volando hacia el Amazonas y se teme que el efecto sobre la selva pueda ser muy notorio, sumada a las talas indiscriminadas para plantar soja o criar vacas y la afectación directa del cambio climático sobre el Amazonas el futuro no es muy prometedor una razón más y de peso para seguir luchando con lo que podamos contra la deforestación y el cambio climático.

También te puede interesar..  Los fármacos que curan no son rentables

Les dejo el vídeo confeccionado por la Nasa sobre este apasionante fenómeno.

Comparte si te Gusto!!

1 comentario en “Sabías que sin el Sáhara, no existiría la Selva del Amazonas”

  1. marco alvarado

    No tan simple. Los suelos amazónicos, como la gran mayoría de suelos tropicales excepto las cenizas volcánicas recientes y las vegas aluivionales, son suelos rojos de muy baja fertilidad. Sin embargo poseen selvas lujuriantes en que la acumulación de materia orgánica, acumulada, forma un piso muy fértil. Hay una gran participación de microrganismos, en la rizosfera, fijadores de Nitrógeno atmosférico y “rescuperadores” de fósforo fijado. Esa riqueza acumulad se pierde rápidamente al despejar el bosque, y peor si se quema, pues su recuperación no depende del suelo, muy pobre, sino de los procesos biológicos. Además las lluvias son muy agresivas y las temperaturas altas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Raul Mannise.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://ecocosas.com/aviso-legal/.