Rhodiola rosea. Para qué sirve. 3 beneficios importantes

Qué es la Rhodiola rosea y para qué sirve

La Rhodiola rosea, rhodiola, rodiola o raíz de oro, es una planta que crece en regiones frías y a cierta altura en el hemisferio Norte, principalmente Europa y Asia, pero también en Norteamérica.

rhodiola rosea

Está considerada una planta adaptógena, es decir que entra en la categoría hierbas terapéuticas que contribuyen a que nuestro organismo lidie con las situaciones de estrés, ya que ayuda a mejorar los síntomas que surgen con el aumento de los niveles de cortisol.

Beneficios de la Rhodiola rosea

En este sentido, los beneficios de la Rhodiola rosea es un gran aliado para tratar el estrés crónico y otros problemas derivados como falta de concentración, bajo estado anímico y falta de energía.

Falta de concentración

La falta de concentración generalmente no es más que un estrés intelectual que impide centrarse en un tema, una actividad, lo que lleva a una dispersión. La Rhodiola rosea tiene la posibilidad de aumentar la capacidad bioeléctrica del cerebro y por tanto aumentar la concentración. 

Bajo estado anímico

Gracias a que la rodiola ayuda a regular los niveles de cortisol, el estado de ánimo bajo causado por el estrés y la ansiedad pueden bajar de tal manera que la energía física aumente.

Falta de energía

Como la falta de energía está muy relacionada con el estrés, la Rhodiola rosea ayuda a recuperar la energía, pero también es útil para reponerse tras la actividad deportiva y a recuperarse tras una enfermedad. 

Los extractos de raíz de esta planta pueden ayudar a tratar otros problemas, también relacionados con la falta de energía, ánimo y concentración como la menopausia en las mujeres y la disfunción eréctil.

Rhodiola rosea y vitaminas

Pese a no estar considerado un producto con vitaminas, la Rhodiola rosea es una planta que ayuda a fortalecer el sistema inmune. Esto se debe a que sí es antioxidante y a que posee una capacidad de fortalecer filogenéticamente las células del organismo. 

Rhodiola rosea en cápsulas y dosis

La Rhodiola rosea se puede consumir tanto en cápsulas como en polvo. Ambos productos provienen de la raíz de la planta. La dosis es de 600 mg diarios, que puede ser en polvo o en cápsulas y comprimidos. En este último caso, la cantidad diaria sería 3 cápsulas o comprimidos máximo.

Rhodiola: contraindicaciones

Entre las contraindicaciones de la rhodiola cabe resaltar que puede interactuar con medicamentos farmacológicos para la ansiedad como las benzodiacepinas y provocar insomnio.

Los efectos secundarios posibles, aunque no muy habituales, son que pueden provocar nerviosismo y náuseas. Por lo tanto, es importante dejar el tratamiento en caso de tener algún problema y siempre se aconseja consultar al médico.

Durante el embarazo y la lactancia se desaconseja su uso, debido a que no hay pruebas de su nocividad y tampoco está en la lista de plantas abortivas, pero es mejor ser precavidos hasta no tener datos certeros de su inocuidad.

Algunos estudios han visto una relación entre la mezcla de vitaminas B y la Rhodiola rosea y ciertos efectos anticonceptivos. Por lo tanto, podrían ser incompatibles para aquellas mujeres que están buscando quedarse embarazadas.

¿Conocías las propiedades y beneficios de la Rhodiola rosea y para qué sirve? ¿Tienes experiencias usándola? Como decimos siempre, déjalo en los comentarios, que tanto nosotros como nuestros lectores nos beneficiamos de los aportes que amplíen nuestros conocimientos de las plantas medicinales.

Rhodiola

IMPORTANTE: Esta información tiene por objeto complementar, no reemplazar el consejo de su médico o profesional de la salud y no pretende cubrir todos los posibles usos, precauciones, interacciones o efectos adversos.

Es posible que esta información no se ajuste a sus circunstancias específicas de salud. Nunca demore o haga caso omiso de la búsqueda de consejo médico profesional de su médico u otro proveedor de atención médica calificado debido a algo que haya leído en ecocosas. Siempre debe hablar con un profesional de la salud antes de comenzar, suspender o cambiar cualquier tipo de tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *