Nestlé admite que utiliza la mano de obra esclava - Ecocosas

Nestlé admite que utiliza la mano de obra esclava

Nestlé admite que utiliza esclavitud real en las granjas de cacao africanas y el Tribunal Supremo de EE.UU. la defiende.

Esto es lo que favorecemos cada vez que compramos un chocolate barato.

«Los niños secuestrados son retenidos contra su voluntad en granjas aisladas, encerrados por la noche, amenazados con palizas y obligados a trabajar muchas horas incluso cuando están enfermos», afirman antiguos niños esclavos en una demanda contra la multinacional Nestlé.

No muchos son conscientes de que la esclavitud sigue viva en el mundo moderno, especialmente en las plantaciones de cacao de África Occidental.

Nestlé admite que utiliza la mano de obra esclava 1

El cacao utilizado en la mayor parte del chocolate barato del mundo -vendido por Nestlé, Hershey’s y Mars- es plantado, cosechado y procesado por 1,5 millones de niños, de los cuales unos 4.000 son verdaderos esclavos, según una demanda presentada en 2015 contra las empresas.

«Algunos niños son secuestrados por traficantes que los venden a los reclutadores o a los agricultores», afirma la demanda.

«Los niños son retenidos contra su voluntad en granjas aisladas, encerrados por la noche, amenazados con palizas y obligados a trabajar muchas horas incluso cuando están enfermos».

Más de 1,1 millones de niños en las granjas de cacao de Costa de Marfil y Ghana han sufrido las «peores formas de trabajo infantil» -usar herramientas peligrosas, transportar cargas pesadas y estar expuestos a pesticidas-, según un informe de 2015 del Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

«Niños que ni siquiera tienen 10 años cargan enormes sacos tan grandes que les causan graves daños físicos», señala la denuncia. «Gran parte del chocolate del mundo nos llega, literalmente, gracias al trabajo agotador de los niños esclavos».

Pero el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó el verano pasado que las empresas estadounidenses no pueden ser consideradas responsables de las acciones de sus granjas «asociadas» en el extranjero, a pesar de las acusaciones de que Nestlé ofrecía a los «supervisores» de las granjas sobornos en metálico para que cedieran las cosechas de cacao a precios bajísimos.

La demanda de 2020 fue presentada por seis antiguos niños esclavos, ahora adultos, que afirman que Nestlé fue cómplice de su secuestro, tortura y esclavitud.

A pesar de haber proporcionado a los agricultores formación, equipamiento y dinero en efectivo para gestionar sus granjas de la forma en que Nestlé quería, los abogados de Nestlé afirman que la empresa nunca respaldó ni aplicó la esclavitud infantil.

La «mera presencia corporativa» de Nestlé en las granjas de cacao de Costa de Marfil y Ghana no prueba la complicidad con la esclavitud, escribió el juez afroamericano del Tribunal Supremo Clarence Thomas en el fallo conjunto de los jueces.

El único juez que votó a favor del caso fue Samuel Alito.

Los abogados de los antiguos esclavos tienen previsto presentar una nueva demanda en la instancia de apelación con más pruebas de complicidad.

Aunque las tres principales empresas chocolateras del mundo alegan ignorancia ante el tribunal, son muy conscientes del problema del trabajo infantil en sus cadenas de suministro al menos desde 2001, cuando firmaron un acuerdo para acabar con las «peores formas de trabajo infantil» antes de 2005.

Al no alcanzar su objetivo, el acuerdo se prorrogó hasta 2008. Cuando llegó esa fecha y pasó, firmaron un nuevo acuerdo en 2010 para reducir las «peores formas de trabajo infantil» en un 70% para 2020.

En cambio, el número de niños que trabajan en las explotaciones de cacao se duplicó en 2015, según un informe del Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

En 2018, Nestlé admitió inadvertidamente el conocimiento de la esclavitud dentro de su cadena de suministro, cuando luchó contra la propuesta de Ley de Esclavitud Moderna de Australia. La legislación habría exigido a las empresas que informaran de sus progresos en la eliminación de la trata de personas, la esclavitud, la servidumbre sexual y el trabajo infantil dentro de sus operaciones y cadenas de suministro.

La empresa advirtió que los requisitos de información harían que el chocolate costara más.

Nestlé admite que utiliza la mano de obra esclava 2

Los requisitos de información obligatoria añadirían «costes y tiempo, que habrá que sufragar en alguna parte», según la presentación de Nestlé a una comisión del Senado australiano.

«Aunque opinamos que los requisitos obligatorios son sensatos, en términos prácticos esta diferencia significa que las empresas multinacionales tendrán que preparar declaraciones a medida para cada país en el que deban informar… No todos los proveedores pueden asumir esos costes por sí mismos; algunos pueden trasladarlos a los clientes/consumidores».

La mejor manera de acabar con la esclavitud moderna es boicotear a las empresas que la utilizan. A continuación se muestran docenas de marcas de Nestlé que hay que evitar.

Comprar productos con certificación de Comercio Justo también puede ayudar a no apoyar el trabajo esclavo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.