Energía solar las 24 horas del día “Made in Spain”

El dato fue difundido por la patronal del sector, Protermosolar, en un comunicado que hizo público el pasado 27 de julio. En él dice, concretamente, que “las centrales termosolares españolas utilizan entre un 75 y un 80% de componentes fabricados en España o con tecnología desarrollada en nuestro país”. Energías Renovables publicó en su edición de julio un reportaje –“España, número uno”– en el que ya adelantaba esa cifra.

El comunicado hecho público por Protermosolar pretende hacer frente “a interesadas opiniones que en los últimos tiempos están tratando de vincular este sector, en el que España está a la vanguardia mundial, a la idea de que se nutre de espejos baratos fabricados en China”. Para romper ese mito, que empieza a calar en la opinión pública (como tantos otros relacionados con las renovables), Protermosolar menciona el ejemplo de la empresa asturiana Rioglass, que ha construido la fábrica de espejos parabólicos “más avanzada del mundo en su género y que es hoy líder mundial en metros cuadrados fabricados”. Es más –añade la patronal en su nota–, “el sector termosolar podría alcanzar una autosuficiencia tecnológica del 90%, si bien ese incremento no compensa actualmente en términos de eficiencia económica”. En la imagen, Gemasolar, que Torresol Energy, su propietaria, define como la “primera planta a escala comercial en el mundo que aplica la tecnología de receptor de torre central y almacenamiento térmico en sales fundidas”.

El discurso patronal no puede ser más explícito. Según Protermosolar, en tan sólo tres años, los que median entre 2008 y 2011, las centrales termosolares han pasado de utilizar elementos fabricados en un 50% en el extranjero a tan sólo un 20/25%, “un dato suficientemente ilustrativo de los avances que en I+D+i ha realizado nuestra industria y, por ende, su liderazgo mundial en el sector, por contraste con otros de la economía nacional”. Y, además, contextualiza: el dato es “en realidad más espectacular porque ese 50% [el de 2008] se aplicaba a una cantidad muy pequeña de elementos mientras que el 75% [de 2011] se aplica a mucha mayor cantidad”.

Vayamos por partes
Según Protermosolar, grosso modo, los costes de una central termosolar se reparten a razón de un 50% para el campo solar (los tubos absorbedores, los espejos parabólicos, los motores con los que se mueven los espejos y etcétera, etcétera), un 15% para el sistema de conversión de potencia, un 15% para el sistema de almacenamiento, un 10% para el sistema de control y sus elementos auxiliares y el 10% restante para componentes eléctricos y electrónicos. Pues bien, según la patronal sectorial, el campo solar se fabrica íntegramente en España: Aznalcóllar (tubos), Asturias (espejos), etc. Asimismo –añade la asociación empresarial–, “grupos de empresas dedicadas a la fabricación de estructuras metálicas para subsectores de la industria nacional han reconvertido sus actividades en los últimos años para fabricar componentes de los colectores solares”.

Igualmente, los motores con los que se mueven los espejos de los campos solares se fabrican íntegramente en nuestro país, “y la industria nacional suministra el 100% del cableado eléctrico de las centrales termosolares a partir de materia prima que incluso pueden adquirir en nuestro territorio, ya que la mina de Las Cruces, en la provincia de Sevilla, es el mayor yacimiento de mineral de cobre a cielo abierto de Europa y su complejo industrial produce cobre con una pureza del 99,999%”. Una central termosolar precisa de entre 200 y 300 toneladas de cobre en el cableado subterráneo que incorpora. El campo solar también necesita de cimentaciones para los espejos y de pilotajes para anclarlos en tierra, obras que se encomiendan a empresas constructoras de nuestro país.

Tras un repaso exhaustivo, del 75 al 80%
Las sales fundidas que permiten el almacenamiento durante horas de la energía solar termoeléctrica están compuestas de nitrato potásico y sódico en una proporción del 60/40 (mezcla eutéctica) y se importan de países como Chile y Suráfrica. Podrían lograrse en España, pero por volumen compensa más comprarlas al exterior. También es de importación el fluido térmico que circula por los tubos absorbedores, pero lo más importante en este proceso son los tanques de almacenamiento (unos 14 metros de altura por 38 de diámetro) y los intercambiadores de calor con las estructuras de bombeo para mover las sales, que son de fabricación española. El sistema de tuberías y de aislamientos es “made in Spain” y aunque algunas bombas se compran al exterior, podrían hacerse en España si hiciera falta, según Protermosolar.

Un elemento de una central termosolar que es de fabricación extranjera –en Alemania, Estados Unidos, Francia- es la turbina de vapor, por la tradición y ventaja que ya tienen esos países en la fabricación de ese elemento, por otra parte convencional, puesto que la incorporan otras centrales termoeléctricas, pero sí se realizan en España todos los elementos auxiliares, como las torres de refrigeración y las tuberías, al igual que las cabinas de control, donde también puede haber algunos componentes informáticos de importación. El balance final de esta segregación de elementos en una central termosolar tipo es de un 75 a un 80% de equipamiento de origen español, una proporción que demuestra la posición de liderazgo del sector, como así está reconocido internacionalmente.

Para los no iniciados
La electricidad termosolar se genera mediante una máquina térmica similar a las centrales térmicas convencionales de carbón o gas, pero que se alimenta de una fuente energética renovable como es la radiación solar. El proceso de esta máquina térmica consiste, en líneas generales, en concentradores basados en espejos o en lentes que redireccionan la componente directa de la radiación solar para hacerla llegar a otra superficie de menor tamaño, llamada receptor-absorbedor, donde la energía radiante se convierte en energía térmica a alta temperatura, y ésta en electricidad para ser utilizada inmediatamente, o bien como energía almacenable en forma química o en forma de calor.

Las centrales termosolares cuentan con sistemas de almacenamiento térmico, lo que les permite funcionar más allá de las horas en que hay sol, llegando incluso a funcionar 24 horas al día. Además, esta tecnología permite hibridar con otros combustibles, como gas o biomasa, para mejorar así el rendimiento en periodos de baja radiación solar. Según Protermosolar, “en el modelo energético de futuro la generación de electricidad a partir de la radiación solar es una de las opciones principales desde varios puntos de vista: el sol es el recurso renovable más abundante sobre La Tierra y España es un país con grandes posibilidades; y el recurso –la radiación solar- es inagotable a escala humana y no contaminante, lo que ayuda a mitigar los efectos del cambio climático”.

Via: Energías Renovables

Comparte si te Gusto!!

3 comentarios en “Energía solar las 24 horas del día “Made in Spain””

  1. ¿Es posible sacar nitrato sódico y potásico de las plantas desaladoras? Porque así, lo que se rechaza de desalar agua serviría para tener electricidad solar por la noche. Sería win-win!

  2. Solar Energy Forecasting

    Lo importante es que España pueda continuar a la cabeza mundial de este sector con tanto futuro.

  3. luis perez vargas lopez

    me acabo de enterar felicidades quiero recibir todo lo que tengan en materia de energía solar y ecológica .gracias luis

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *