Meat the truth – La verdad de la carne (Documental)

Meat the truth - La verdad de la carne (Documental) 1

El documental holandés Meat the Truth (2009) describe las problemáticas y perspectivas de una causa central del calentamiento global: la producción intensiva de ganado. El film, intenta llenar el vacío dejado por “Una verdad incómoda” al exponer, basado en las investigaciones realizadas por la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), el World Watch Institute, el Instituto de Estudios Ambientales y la Universidad Libre de Amsterdam -entre otras organizaciones científicas-, esta polémica y desconocida fuente de contaminación.

La iniciativa, a cargo de la Fundación Nicolaas G. Pierson, se tomó en serio este trabajo y consultó importantes fuentes científicas en temas de calentamiento global y ganadería industrial. Producido por Claudie Everaert y Gertjan Zwanikken, presentado por Marianne Thieme, líder del Partido Animalista Holandés, es imprescindible como herramienta de difusión, para que al fin entendamos que el trato que damos a los animales en nuestra sociedad tiene que entrar definitivamente en las agendas personales, públicas, políticas, económicas y sociales a nivel mundial.

1. Los campos de cultivos de cereales y soja destinados a la alimentación de los animales, son la principal causa de deforestación en el mundo. El impacto ecológico que esto produce no es menor: hay que transportar el forraje y los granos muchas veces están en otro país. Eso, sin contar que después hay que trasladar el ganado al matadero.

2. Las vacas son responsables del 37% de todo el metano producido por la actividad humana, gas que es 23 más veces más perjudicial que el CO2 y que se origina en su mayor parte en el sistema digestivo de estos animales: eructando, una sola vaca puede producir hasta 700 litros de metano cada día.

También te puede interesar..  100% Hecho de basura (Documental)

3. El óxido nitroso, gas 296 veces más perjudicial que el CO2, procede directamente del estiércol de cada rumiante, cuando cerca del 80% de su dieta normal de hierba termina como desperdicio. Así, el sector ganadero se hace acreedor de nada menos que del 65% de esta emanación a nivel mundial.

4. La industrialización del sector a lo largo de los años les ha entregado una pésima calidad de vida a los animales. En la mayoría de los casos no hay una crianza, sino una explotación: vacas, cerdos y aves son criados en un espacio reducido, así hay mayor cantidad en menos terreno y al no poder moverse lo suficiente gastan poca energía y engordan más rápido.

5. Los animales son mutilados con el fin de impedir infecciones: para evitar que se muerdan se les corta el pico a las gallinas, con el mismo objetivo se le cortan los dientes a los cerdos e, incluso, las orejas y la cola, además de ser castrados sin anestesia cuando son apenas unos bebes. A las vacas, en tanto, las marcan con un hierro caliente y aquellas encargadas de suministrar leche las tienen conectadas prácticamente todo el día a succionadores artificiales.

Además de la carne y alimentos producidos de esta forma industrial, enferman a la gente por mas esterilizados y limpios y coloridos que se vean, todos estos contienen cientos de sustancias ajenas que los convierten en tóxicos que comemos, por eso desde ecocosas.com siempre instamos al consumo responsable, local, ecológico y si es posible propio, cultiva tu tierra, cría tus gallinas la soberanía alimentaria es la mejor vía en este mundo de tóxicos.