Comprar Tirar Comprar (Documental)

Obsolescencia programada:
Vivimos en una sociedad en la que se nos ha impuesto la cultura de comprar, tirar, comprar; todo lo que se fabrica incluye una fecha de caducidad impuesta por el fabricante, lo que convierte en inservibles nuestros objetos al cabo de un tiempo, haciendo imprescindible su sustitución por algo nuevo, “mejor”.

Esto genera grandes beneficios, hace mover la economía mundial, pero tiene una importante contrapartida, genera ingentes cantidades de basura que nadie quiere. El razonamiento de los inventores del sistema parece irrebatible. Si se hiciesen cosas que durasen por siempre, llegaría un momento que todo el mundo tendría nuestro producto, y ya no sería necesario fabricar otro, la economía mundial se hundiría…

Aunque consiguiésemos hacer algo indestructible y durable, útil para todo el mundo, es poco probable que consiguiésemos abastecer a cada ciudadano del planeta, por lo que siempre quedaría algún mercado al que llegar. Pero aún en el caso de llegar a ese punto, en el que ya hemos abastecido a todo el planeta, ¿no habríamos generado ya suficientes beneficios para toda nuestra vida?
Yo no estoy del todo en contra de la obsolescencia programada, de hecho es un sistema que permite mantener las fábricas funcionando, los investigadores trabajando, de tal forma que el sistema se retroalimenta beneficiando a toda la cadena, ya que los propios productores son también consumidores y los consumidores son parte del esquema de la producción (desde operarios a directivos). El único punto donde flaquea toda esta teoría de la obsolescencia programada es en los residuos que se generan, que parecen no suponer un problema mientras contaminen otros territorios.
Pero esto no tiene porque ser así necesariamente, la solución está en la naturaleza, la solución es investigar para que los residuos sean materia prima. El reciclaje, que se puede convertir en el negocio del futuro, utilizar materiales que sean 100% reutilizables debería ser la meta. Ahora mismo se construyen muchas cosas reciclables en porcentajes elevados en la teoría, pero que terminan su vida útil en algún vertedero del tercer mundo. Evitar eso nos llevaría sin duda por mejor camino, un camino de reconciliación con nuestro maltratado planeta, una economía sostenible de verdad.

También te puede interesar..  Grupos de consumo: otra agricultura y alimentación es posible

Espero que les guste.

Comparte si te Gusto!!

3 comentarios en “Comprar Tirar Comprar (Documental)”

  1. Si hubiese una mayor accesibilidad, opino, en los artículos reciclados, es decir,no serían tan costosos, habría un mercado mayor y podrían decantarse más empresas por fabricar con materias reciclables. Qué mejor inversión en el estudio para que los residuos sean materia prima. No sé… estoy deacuerdo’ una economía sostenible’.Por qué no se puede avanzar más y más rápido en ello?

  2. Es buenísimo lo que comentas en el texto, el video aún no le veo, pero también me gustaría agregar: que además de la Obsolescencia programada el costo de los objetos NO es el costo real¡¡ puedes ver productos hechos en china, con materiales de Perú,importados desde Fancia, y el costo del producto a veces no llega a ser el costo del material y mucho menos alcansaría a pagar los costos de transportación, almacenaje, mano de obra etc etc… Otro ejemplo sería el de los carnicos si se ocupan 30 litros por kilo de carne dudo que esos estén en el costo final de la carne.

    En fin el sistema en el que vivimos es sostenible más no sustentable. (es decir se puede sostener así como está, pero algún día se terminarán los recursos y todo será desecho)

    Felicitaciones por la página.

    AM
    Monterrey, N.L. México

  3. Me ha parecido muy interesante tu texto pero quisiera añadir un par de cosillas.
    El problema no solo se encuentra en la generación de residuos, sino también la explotación de los recursos a todos los niveles. A pacha mamà no le da tiempo a regenerarse olvidándonos así de que en ella todo es sinergia.
    El tema del reciclaje está muy bien, pero no es la solución. Yo creo que la clave se encuentra en reducir. Vivimos en un sistema en el cual nos creamos necesidades innecesarias (válgame la redundancia), y en donde la sociedad de consumo es el motor del mundo. Pero la mayoría de nosotros no miramos la calidad, si no la cantidad y ni si quiera nos preocupamos en saber ni el origen, ni los materiales involucrados durante el proceso de creación de un producto, y menos en su comportamiento como residuo una vez ya no nos sirve, además les compramos a las grandes multinacionales sin pagar el coste real del producto, generando así problemas tanto ambientales como sociales.

    Gracias por compartir información tan interesante 🙂

    Pont de Suert, Cataluña.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Raul Mannise.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://ecocosas.com/aviso-legal/.