Qué son las Casas Pasivas y porque son sostenibles - Ecocosas

Qué son las Casas Pasivas y porque son sostenibles

La casa pasiva es un estándar de construcción que intenta solucionar los problemas energéticos de la vivienda mediante la aplicación de materiales y diseños de alta calidad que ayudan a facilitar una temperatura ideal, la Casa Pasiva reduce drásticamente la demanda de aire acondicionado y calefacción.

Breve historia de las casas pasivas

En 1988, durante un viaje de investigación a la Universidad de Lund (Suecia), el físico alemán Wolfgang Feist y su anfitrión académico, el físico sueco Bo Adamson, desarrollaron el concepto de un edificio que no necesita «calefacción activa». Esta idea acabó convirtiéndose en el estándar Passivhaus.

«El estándar original se basó en gran medida en los experimentos estadounidenses con edificios sellados durante los años 70 y 80, cuando reaccionamos al aumento del coste de los productos petrolíferos como consecuencia de los dos embargos petrolíferos árabes», explica el arquitecto Murray Levi.

Qué son las Casas Pasivas y porque son sostenibles 1

Feist empezó a trabajar en la primera casa pasiva oficial, un edificio en el estado de Hesse (Alemania). En 1996, fundó el Passivhaus Institut (denominado en inglés Passive House Institute o PHI), una organización que estableció un sistema de certificación y una red profesional. Desde entonces ha habido decenas de miles de proyectos de casas pasivas en todo el mundo, aunque principalmente en Europa.

En 2003, Katrin Klingenberg se construyó una casa pasiva en Urbana (Illinois). Su casa fue la primera en Estados Unidos en cumplir la norma de las casas pasivas.

A partir de 2018, la Autoridad de Investigación y Desarrollo Energético del Estado de Nueva York asignó 11 millones de dólares para el Programa de Nueva Construcción Multifamiliar, una iniciativa en la que participaron tanto PHIUS como PHI. Más recientemente, la representante Alexandria Ocasio Cortez habló en la inauguración de un complejo de viviendas para personas mayores de 67 unidades en Queens que cumplía con los estándares de las casas pasivas.

La ciudad de Vancouver (Canadá) también ha sido líder en el movimiento de casas pasivas. El año pasado las empresas constructoras colaboraron con la ciudad en la construcción de The Heights, el mayor complejo de casas pasivas del país. California y Pensilvania también han invertido significativamente.

En junio de 2019, la Asamblea del Estado de Nueva York aprobó la Ley de Liderazgo Climático y Protección de la Comunidad, que exige la eliminación de las emisiones de los servicios públicos en todo el estado para 2040. Los expertos han predicho, dijo Hennessy, que la vivienda pasiva será parte de la discusión sobre cómo asignar recursos.

¿Cómo funcionan las casas pasivas?

Una casa pasiva de éxito puede reducir el uso de la calefacción y el aire acondicionado en un 90%, según el PHI. La organización hace hincapié en cinco principios:

  • Aislamiento térmico
  • Ventanas con doble acristalamiento
  • Ventilación Recuperación de calor
  • Estanqueidad del edificio
  • Ausencia de puentes térmicos

El PHIUS también promueve cinco principios, pero con diferentes detalles y en un orden distinto. Por ejemplo, la norma PHIUS menciona la ausencia de puentes térmicos, pero este concepto no es un principio.

Estos son sus principios:

  • «Emplea un aislamiento continuo en toda su envoltura sin ningún puente térmico
  • La envoltura del edificio es extremadamente hermética, lo que impide la infiltración de aire exterior y la pérdida de aire acondicionado
  • Utiliza ventanas y puertas de alto rendimiento (ventanas de doble o triple acristalamiento, según el clima y el tipo de edificio): la ganancia solar se gestiona para aprovechar la energía del sol con fines de calefacción en la temporada de calefacción y para minimizar el sobrecalentamiento durante la temporada de refrigeración
  • Utiliza algún tipo de ventilación equilibrada de recuperación de calor y humedad
  • Utiliza un sistema mínimo de acondicionamiento del espacio».
  • Aquí se desglosan algunos de estos principios:

Para que el modelo de casa pasiva funcione, el edificio o la vivienda debe estar bien sellado con materiales sostenibles de calidad y una ventilación limitada. Si los arquitectos y los responsables de la construcción pueden cumplir esta condición, el siguiente paso es instalar un sistema sostenible de regulación de la temperatura.

La fuente de calefacción más natural del mundo es el sol. Por eso los arquitectos de casas pasivas incluyen el diseño solar pasivo, una estructura que maximiza la cantidad de calor derivada del sol durante el invierno. El diseño de la casa pasiva también puede capturar el calor radiado por aparatos como estufas y frigoríficos.

Para la refrigeración, las casas pasivas se basan en la misma estructura para minimizar el calor durante el verano. El ángulo del sol se desplaza hasta un punto en el que el edificio está diseñado para bloquear y dispersar la radiación solar en lugar de absorberla. También es esencial eliminar los puentes térmicos, vías como los montantes de las paredes que dejan escapar el aire frío en lugar de retenerlo.

Para mantener la calidad y la circulación del aire, las casas pasivas utilizan ventiladores de recuperación de aire/calor (a menudo abreviados como HRV). Estos sistemas, cuando se aplican correctamente, pueden reducir la prevalencia de sustancias insalubres como la caspa de las mascotas, el moho, el polvo, los compuestos orgánicos volátiles [COV] y el exceso de CO2.

Dado que las casas pasivas están tan herméticamente cerradas, Levi recomendó a los propietarios y gestores de edificios que evitaran introducir sustancias químicas agresivas, como productos de limpieza sintéticos. En su lugar, deberían comprar únicamente productos de limpieza seguros y naturales.

Una vez terminada la envoltura del edificio, un técnico realiza una prueba de hermeticidad bombeando aire y midiendo la cantidad que se filtra con el tiempo. Si la casa pasa este diagnóstico, está lista para ser finalizada y vivir o trabajar en ella.

Parece todo muy complejo, pero incluso existen herramientas para ayudar a los constructores desde el mismo momento en que se ponen a diseñar, como menciona la consultora especializada Espacio BIM -espacioBIM.com-, bim2PH es una herramienta diseñada por el Passivhaus Institut que permite extraer información de un modelo BIM relativa a parámetros de diseño Passivhaus para volcarla de forma automatizada a la herramienta de cálculo del Passivhaus (PHPP).

También existen cursos especializados en la metodología como el  Máster BIM Manager Internacional (+VR) como una posibilidad para especializarse en BIM y su interoperabilidad con la herramienta oficial del Passivhaus Institut, PHPP. 

Materiales y características de las casas pasivas

En la web de PHI encontramos una «base de datos de componentes» que ilustra cómo encajan las distintas características en el diseño de una casa pasiva. Pero aquí les dejo un breve resumen de materiales y características que la gente suele incorporar:

  • Calentador de agua a demanda sin tanque
  • ventilador de recuperación de calor [HRV]
  • ventanas energéticamente eficientes, a menudo de doble o triple acristalamiento
  • iluminación LED como la que ofrece Wavelength Lighting
  • accesorios de fontanería que conservan el agua
  • sistema de agua caliente solar
  • paneles solares
  • pintura sin productos químicos orgánicos volátiles (VOC)
  • madera recuperada para suelos
  • placas aislantes de fibra de madera
  • pantalla de lluvia ventilada
  • celulosa o lana mineral para las paredes
  • Muros tipo Trombe
  • voladizos y enrejados

Espero que les haya quedado más claro que es una casa pasiva y sus ventajas, muchas de las cuales pueden incluso incorporarse en casas ya existentes y mejorar así nuestro hogar y su eficiencia energética, así como nuestra huella ecológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.