Cómo cultivar Lavanda y hacer esquejes

La Lavanda (Lavandula officinalis) es una planta conocida desde el tiempo de los romanos se usa como perfume, en jabones, cómo planta medicnal y también en el huerto como planta para atraer abejas y repeler plagas.

Esto la convierte en una planta muy valiosa es un pequeño arbusto perenne, leñoso, con hojas estrechas de color verde grisáceo y flores azules violetas que crecen en espigas y florecen en verano.

Flores de lavanda

La Lavanda, gracias sus flores azuladas, y el perfume que despiden es ideal por ejemplo para delimitar canteros o tener cerca de la entrada de la casa ya que ayudara a mantener insectos no deseados lejos de la misma.

Tipo De Tierra : la lavanda se adapta muy bien a casi todo tipo de suelo. Aunque prefiere los suelos ligeros, con arena y un contenido medio en materia orgánica. El drenaje y evitar encharcamientos que puedan pudrir las raíces es algo a tener en consideración.

Riego : Necesitará riego frecuente, pero sin encharcamientos. La lavanda tolera bien los periodos de sequía, tan comunes del clima mediterráneo. Con regar una vez a la semana ya tiene lo necesario.

Clima : Gusta de climas templados con inviernos y veranos que no sean excesivamente severos. Aunque tolera amplias condiciones climáticas y de terrenos, es importante que el suelo no sea muy ácido y que tenga sol. No soporta la humedad excesiva.

Reproducción : Se siembra de semillas en primavera. Aunque la reproducción por esquejes es muy efectiva y la más común como veremos más adelante.

Cuidados y Enfermedades : Soporta bien los inviernos fríos y las heladas. No suele tener enfermedades, salvo por algunas provocadas por la humedad excesiva de ahí la importancia del drenaje y el riego controlado.

También te puede interesar..  Cómo cultivar Chia

Se poda a finales del invierno, para que este lista para la primavera.

Guía para hacer esquejes de Lavanda.

Primero elige un clima ideal. No intentes cortar los esquejes de lavanda cuando el clima es muy frío o caliente. Las temperaturas extremas causarán que los esquejes se marchiten y mueran. Los mejores momentos para cortar los esquejes son en el inicio del otoño o inicio de la primavera.

Seguidamente cortaremos nuestros esquejes y llenaremos una maceta con mezcla reproductiva o arena. Ambos materiales proporcionan el medio ideal para un esqueje, y además no contienen mucha humedad. La tierra o mezcla para maceta puede retener mucha humedad, lo cual podrirá el esqueje.

Le pondremos hormonas de enraizamiento y pasaremos a sembrar el esqueje en la maceta. Oprime la tierra suavemente con las manos, y no la dejes demasiado firme.

Riega la planta con regularidad. Riega todos los días si hay mucho calor, pero no empapes la tierra. La tierra debe quedar húmeda, no mojada, de lo contrario nuestros esquejes se podrirán.

La lavanda se puede cultivar con facilidad tanto en tierra como en maceta, y se puede tener tanto al exterior como en el interior, un planta que todos debemos tener y disfrutar en casa.