¿Por qué las frutas son tan saludables?

Es común escuchar sobre el consumo de frutas, y sus beneficios para nuestra salud, pero ¿sabes por qué se dice esto?

Las frutas son deliciosas y naturales, sus beneficios han sido comprobados y corroborados en muchas investigaciones.

Previenen una gran cantidad de enfermedades y además brindan a nuestro organismo una gran cantidad de nutrientes y vitaminas.

Pero también, mucho más.

Por Nutrición Sin Más

El aporte nutricional de las frutas es muy importante. Poseen enormes cantidades de fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes.

Las frutas son muy diversas, y cada una de ellas nos brinda beneficios distintos dependiendo de su composición.

En algunas ocasiones, las frutas han estado bajo tela de juicio por su alto contenido de azúcar, hasta el punto que algunos expertos las han señalado como perjudiciales para la salud.

Pero la verdad es que, las frutas tienen fructosa pero en pequeñas e inofensivas cantidades. Además, los efectos no deseados que la fructosa podría provocar, son reducidos gracias a la combinación de la fruta de agua y fibra.

La fibra obliga al proceso de digestión a realizarse más lentamente como también la masticación, de esta forma el hígado tiene que emplear más tiempo procesando la fructosa. Asimismo, la fibra es saciante, logrando que las personas consuman menos calorías en otros alimentos.

 

Beneficios de las frutas

Los beneficios que describiremos a continuación, se encuentra respaldados por estudios científicos que han corroborado que las frutas son un alimento sano y que no debería faltar nunca en nuestra alimentación.

  • Reducen en 7% el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.
  • Reducen en 46% el riesgo de desarrollar diabetes en mujeres.
  • Reducen el riesgo de derrames cerebrales e infartos.
  • Disminuye la tensión arterial y mejora el control glucémico en personas con diabetes.
  • Disminuye el colesterol.
  • Aumenta la saciedad.
  • Desaceleran la absorción de hidratos de carbono.

 

Comer fruta para perder peso

Comúnmente, las frutas contienen grandes cantidades de fibra y agua, y tienen también una elevada resistencia a la masticación.

Por ejemplo, las manzanas y las naranjas se encuentran clasificadas como alimentos de lo más saciantes que existan, usando el índice de saciedad.

Esto quiere decir que consumir una manzana o naranja, sacia tu apetito de forma que tu estómago se saciará por un tiempo más prolongado y no sentirás la necesidad de consumir otro tipo de alimentos porque no sientes hambre.

Para poder comprobar esta afirmación, se debe señalar que un estudio fue realizado con una dieta compuesta solo por frutas y frutos secos a varios individuos. Después de 6 meses, todas las personas habían perdido kilos, sobre todo aquellos que tenían sobrepeso.

Para comprobar toda esta información, es importante señalar la existencia de un estudio en el que fue suministrada una dieta compuesta solo por frutos secos y frutas a varios individuos. Luego de 6 meses, todas las personas habían perdido peso, especialmente aquellos que sufrían de sobrepeso.

apple-17528_1280

 

¿Los zumos y las frutas secas también son saludables?

Respuesta corta: No.

Es lógico pensar que los zumos de fruta envasados que encontramos en los supermercados no son sanos, pues tienen elevadas cantidades de azúcar y también otras sustancias químicas que le agregan sabor.

Pero los zumos naturales de fruta al 100 % no son saludables tampoco: estos han perdido la fibra por la que son conocidos, y el azúcar que contiene ahora se encuentra en forma líquida, teniendo ahora factores que afectan negativamente la salud y colaboran con el aumento de peso.

Por otra parte, las frutas secas o deshidratadas tienen elevadas cantidades de azúcar y son muy fáciles de digerir o consumir, lo que provoca a la persona seguir comiendo.

Con respecto a los batidos de fruta o smoothies, no son tan perjudiciales como los zumos de fruta, pero tampoco son mejores que comer la fruta completa.

baby-84686_1280

 

¿Existe algún caso en el que no sea recomendable comer fruta?

Si sufres de intolerancia a la fructosa, o sigues una dieta baja en carbohidratos o cetogénica, debes evitar el consumo de frutas.

La intolerancia a la fructosa puede causar distensión abdominal, dolor de estómago o diarrea.

Con respecto a las dietas bajas en carbohidratos, no se recomienda el consumo de frutas (esto depende de las metas de la persona en sí y sus metas), ya que tienen muchos carbohidratos y podría dificultar la cetosis, proceso que se responsabiliza de la pérdida de peso que ocurre en este tipo de dietas.

Si tu situación no se parece a alguna de las que te hemos mencionado, puedes consumir frutas normalmente y de forma abundante. Tu cuerpo y mente te lo agradecerán.

Nutrición Sin Más

La mejor información de la ciencia para tu salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar navegando en el sitio, usted debe señalar que esta de acuerdo con el uso de cookies. Más información

Este sitio utiliza cookies para poder ofrecerle una mejor experiencia en la navegación.

Cerrar