Egipto: plantan un bosque en el desierto

Plantar árboles en el desierto ya suena extraño, y parece una tarea casi imposible. El uso de las aguas residuales para el riego no es algo a lo que estemos acostumbrados. Pero esta es la estrategia utilizada por un programa de investigación en Egipto. El trabajo comenzó en los años 90, con el fin de promover la transformación ecológica de 36 puntos diferentes en el desierto. El bosque Serapium es uno de los frutos de este trabajo.

Bosque en el desierto

Este increíble bosque se encuentra en una cuenca de drenaje de aguas residuales efluentes a unos 140km de El Cairo. El sitio recibe las aguas residuales de más de 500.000 habitantes, las cuales suministran agua y nutrientes al bosque.

Cómo se hizo el bosque:

Los investigadores crearon un modelo de bosque que mezcla las especies nativas y exóticas de gran valor, como el eucalipto y la caoba. El suelo está cubierto de hojas (lo que facilita mantener la humedad y aporta nutrientes) y un tubos de irrigación transportan las aguas residuales a los árboles. El suministro se realiza dos veces al día y cada árbol recibe, en promedio, cinco litros de agua.

Como se trata de un recurso escaso en el desierto absolutamente nada de agua potable se utiliza en el proceso. Todo el sistema se alimenta con efluentes de aguas residuales, que pasan por dos etapas de tratamiento antes de ser liberados a la plantación. En la primera etapa se eliminan los residuos sólidos, luego en la seguda se incluyen microbios y oxígeno para descomponer los materiales orgánicos restantes.

Lo que llega a los árboles es un líquido con una alta concentración de fosfato y nitrógeno, que actúan como excelentes fertilizantes. Debido a esto, el crecimiento de los árboles es mucho más rápido que el tradicional, a pesar de estar en este tipo de condiciones climáticas adversas. Un eucalipto, por ejemplo, tarda 15 años en crecer en Egipto y alcanzar el mismo tamaño en Alemania sería, en promedio, 60 años.

Bosque en el desierto2

Algunas consideraciones del proyecto:

A pesar de que el proceso vuelca un alto contenido de nutrientes a la tierra, no es adecuado para el cultivo de alimentos. En este caso, el efluente tendría que someterse a una tercera etapa de tratamiento antes de poderse usar en huerto y jardines para poder bajar la carga bacteriana. Pero esta es una opción para hacer que el desierto de una zona productiva, lograr un aumento de la economía local y al mismo tiempo luchar contra la desertificación. Dado que, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la FAO los desiertos se extienden a razón de 23 hectáreas por minuto.

Para obtener más información sobre este proceso, ver el vídeo a continuación, producido por la Deutsche Welle:

Raul Mannise

Ser humano, papá, informático, Ecólogo, Permacultor, enfermero, ex estudiante de Medicina y muchas otras cosas, que un día decidió hacer esta web, como medio de transmitir información importante para el futuro de todos, por que el conocimiento es lo único que puede salvarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar navegando en el sitio, usted debe señalar que esta de acuerdo con el uso de cookies. Más información

Este sitio utiliza cookies para poder ofrecerle una mejor experiencia en la navegación.

Cerrar